jueves, 23 de junio de 2016

EU: Censura, terrorismo y poderes fácticos
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 23 de Junio de 2016.
L
uego de los no aclarados ataques del 9/11 contra las Torres Gemelas y de las leyes de estado de excepción y marciales que siguieron, y en lo externo, de las guerras de agresión (Afganistán, Irak, Libia…) y del intervencionismo en clave de golpes blandos (Venezuela) o de campañas anti-narco o del crimen organizado (Plan Colombia e Iniciativa Mérida), cabe retomar los eventos que cimbran el proceso electoral en curso en Estados Unidos: 1) el apagón informativo en plena campaña electoral, de lo que hasta ahora es el más riesgoso e irresponsable despliegue belicista de la OTAN, liderada por Estados Unidos, en la frontera rusa, y 2) el complejo enlazamiento de lo anterior con la sórdida batalla legal, de lo que Josh Earnes, vocero de la Casa Blanca, calificó deinvestigación criminal que realiza el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) por conducto de la FBI sobre el manejo que como secretaria de Estado hizo Hillary Clinton de cientos o miles de correos electrónicos secretos.
Desde que Obama endosó formalmente la candidatura de Clinton, a sabiendas de que el DOJ, a cargo de Loretta Lynch (por él elevada a ese cargo) realiza la mencionada investigación, brotaron dudas sobre el influyentismo político en el aparato judicial. Una hora después de que Obama anunció ese apoyo, Earnes, en tenso diálogo con un reportero que preguntó si ese espaldarazo era un mensaje a servidores públicos del DOJ, a los agentes y director de la FBI –J. Comey– y a Lynch, de que dieran carpetazo al caso Clinton, replicó que esos funcionarios saben que su trabajo no es político, que son asuntos sobre el cumplimiento de la ley y que por tanto, el presidente (textual) ha reiterado su compromiso, al principio, de que cualquier investigación criminal debe conducirse con apego a la ley y con independencia de cualquier interferencia política. (Sobre los cargos a Clinton ver “Who’s Protecting Hillary Clinton?” Voltaire Network, en ICH 17/6/16).
En este punto del debate saltaron de sus sillas los reporteros presentes en la sala de prensa y seguro que también en las casas de campaña de demócratas y republicanos. Lo de investigación criminal hizo trizas la reiterada narrativa de Clinton de que no enfrenta, en absoluto, ningún cargo criminal. Por meses, ella y asociados insistieron que era “sólo una ‘auscultación’ de rutina” del DOJ. Dos días y horas después fueron atacados con alevosía los asistentes a un bar gay en Orlando, Florida. La atención pública y del DOJ (Lynch, Comey y agentes) se alejó del caso Clinton y para alivio de algunos, se centró en la masacre que cortó de tajo 49 vidas repletas de futuro e hirió a otros 53. De lo poco que se sabe del atacante destaco que fue guardia de una firma de seguridad, que usó revolver y un rifle de asalto, que viajó de Estados Unidos a Arabia Saudita y, en aparente simbolismo numérico, antes de la masacre (la mayor desde las Torres Gemelas), llamó al servicio telefónico de la policía 9-11 para expresar lealtad al Estado Islámico. La tragedia acentuó el giro a la derecha de un debate electoral al que ha dado oxígeno la vital agenda de Bernie Sanders en materia de equilibrio estratégico, calentamiento global, empleo, equidad, finanza electoral, bancaria, golpes blandos y acceso universitario.
Estos sucesos electorales, judiciales y de terrorismo, se dan en medio de lo que Stephen Cohen (Princeton, NYU), destacado autor sobre la relación EU-Rusia, en diálogo con Thom Hartmann, califica de escandaloso apagón informativo en Estados Unidos sobre lo que en efecto es, en sus palabras, la mayor movilización militar hacia la frontera occidental rusa desde que los nazis invadieron la URSS en junio de 1941. Encabezada por Estados Unidos, la OTAN desplegó la Operación Anaconda, que movilizó durante 10 días poco más de 30 mil tropas, tanques, aviones y fuerza naval, en un hostilejercicio de guerra en que Rusia atacaría a los países bálticos y Polonia. Una operación de esta magnitud, dice Cohen, realizada en las fronteras de China o de México, es noticia de primera página. En Europa y en Rusia hubo gran debate, en especial porque la canciller Ángela Merkel, bajo presión de Estados Unidos y como para evocar las heridas de ayer y provocar la guerra hoy, envió un contingente al ejercicio.
De su parte, el socialdemócrata Frank W. Steinmeier, ministro de Exteriores alemán, criticó a la OTAN por el riesgo de guerra (nuclear) de su ofensiva contra Rusia: Lo que debemos evitar hoy es incendiar la situación con belicismos y sonando las botas de guerra. ¿Por qué otra guerra? Cohen dice que es ideología neocon. No se limita a negocios bélico-industriales.Van por el dominio mundial y una Rusia soberana les estorba. “Es un diseño bipartidista más allá de la derecha republicana y la señora Clinton, dijo Cohen, es expresión cristalina de esta postura. Si es electa, tendrá esa acusación como un potencial Watergate.
¿Riesgo de guerra para sostener el Project for a New American Century post 9-11?

domingo, 12 de junio de 2016


Trascender al neoliberalismo
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 9 de Junio de 2016.
E
l meollo de la política económica que la periferia y cada día más, la población de los centros capitalistas, ha venido padeciendo desde que se instauró una condicionalidad acreedora a ultranza por la crisis de la deuda hace más de 30 años, difícilmente calza con el rótulo deneoliberalismo: más parece una gran ofensiva de clase del alto capital con base en préstamos del Banco Mundial y el BID, con aval del FMI y Departamento del Tesoro. Como aclara Chomsky, políticas regresivas como las más perversas y depredadoras del capitalismo decimonónico (porfirista acá) no son algo nuevo y mucho menos son expresión del liberalismo que en su acepción básica es un sistema filosófico, económico y político que promueve las libertades civiles y se opone con principios republicanos, a cualquier forma de despotismo o a regímenes policial-militares.
Nadie olvida el vínculo entre elneoliberalismo y las brutales dictaduras de los 70 (Chile, Argentina, Brasil, Uruguay). Entonces ¿cuáles son los referentes a los que apunta el término neoliberalismo y cuál sería la conceptualización obtenida del conjunto de operaciones vinculadas a esa palabra? Estamos frente a un animal distinto bien delineado por William Domhoff en ¿Quién gobierna Estados Unidos? (Siglo XXI, 1999), por Jeff Faux, en Guerra global de clase (México, UACM 2008) y en fecha más reciente por Leonardo Boff, en Brasil: vuelo ciego hacia la guerra civil, vital entrevista con Blanche Petrich (La Jornada, 4/6/16 p. 31). Ahí describe las operaciones que acompañan al golpe blandoneoliberal perpetrado contra Dilma Rousseff por la lumpemburguesía brasileña y Wall Street encabezado por Michel Temer, quien, en pocos días y con sólo 3 por ciento de aprobación, “redujo el salario mínimo –que Lula consiguió aumentar a niveles decorosos–, porque el empresariado lo consideró demasiado alto. Elevó la edad de la jubilación de 65 a 75 años, cuando en el noreste, la región más pobre del país, la expectativa de vida es de 63 años. Abolió las leyes de protección a los trabajadores, que vienen desde los años de Getúlio Vargas (1930-1945 y 1951-1954) para que los patrones puedan negociar directamente los contratos colectivos sin pasar por los sindicatos. Cerró uno de los mejores proyectos sociales, Mi casa, mi vida, que permitía a los trabajadores tener una vivienda propia. Suspendió el sistema universal de salud pública, que va a ser revisado para permitir su privatización (ibid).
En Argentina las movilizaciones y protestas sociales contra las medidas económicas de Mauricio Macri no cesan, ante una amplia ola de despidos de empleados públicos y privados, inimaginables tarifazos hasta de 700 por ciento a servicios, desde electricidad, transporte, salud y habitación. Las agencias de noticias informan que los sindicatos se unifican en defensa del empleo y que la población, al igual que en Brasil, se mantiene en las calles en defensa de los logros sociales que Temer y Macri buscan desaparecer con el aplauso de Obama y Wall Street.
En medio de estas regresiones y tras de 40 años desplegando una guerra de clase que enriqueció a uno por ciento y empobreció a millones, el FMI admitió hace poco que el neoliberalismo es un fracaso. Ahora dice que las políticas de austeridad neoliberal y desregulación de los movimientos de capital aumentaron la inequidad y que esa inequidad, como advirtieron por décadas los críticos, podría haber debilitado el crecimiento, por lo que los gobiernos deben redistribuir más” (B. Dangl, Counterpunch.org 1/6/16). El abismo entre la autocrítica de un ente central de la diplomacia de fuerza de Estados Unidos y la neoliberalización en curso en Argentina, Brasil y su brutal persistencia en México debe aclararse.
Aquí el FMI amplió la línea de crédito de 67 mil millones de dólares a 88 mil millones de dólares, sin variar la condicionalidad: la nueva embajadora de Estados Unidos dijo que viene a relanzar, con más vigor la atroz Iniciativa Mérida, el diseño de facto de guerra irregular, de intervención/ocupación en clave de guerra al narco y al crimen. Jacobson relanza ¿agregando el antiterrorismo? Lo hace con la mesa puesta: leyes que amplían sin limite la jurisdicción penal militar a lo civil y otras leyes fuertes para proteger la infraestructura petroeléctrica valorada en billones(trillions) que se está traspasando al big oil y a la voraz lumpemburguesía local.
Aquí como en Medio Oriente, Estados Unidos desata los precipitantes de guerra civil. Quiere estados fallidos o en desintegración. En Brasil Boff teme que la fractura del sistema democrático pueda desembocar enuna especie de guerra civilY eso está en la lógica de Estados Unidos, generar violencia (ibid). En Argentina Macri va rápido con el rollback gringo. Neoliberalizó la economía; retiró el control civil sobre los militares, devolvió la autonomía a las fuerzas armadas, y autorizó dos bases militares de Estados Unidos: una cerca de las fronteras con Brasil y Paraguay y la otra al sur, cerca de la Antártida.

jueves, 26 de mayo de 2016

EU: ¿primacía vía golpes blandos?
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 26 de Mayo de 2016.
E
U, nación con una primacía global afectada por grave hipertrofia financiera y militar sin control, es hoy epicentro de la crisis gestada tanto por los límites planetarios a la acumulación del capitalismo monopólico, como por las consecuencias catastróficas de una movilización bélico-industrial orientada a una guerra nuclear contra Rusia. Mientras su clase gobernante profundiza la guerra global de clase bajo el neoliberalismo, alaba la mano invisible, pero usa el puño visible del Pentágono y la CIA, propio de un estado de excepción global.
Su primacía se acota por su incapacidad para liderar una urgente campaña internacional para frenar el calentamiento global; por una irresponsable y suicida toma de riesgos de guerra general nuclear (brinkmanship) en Eurasia y a nivel hemisférico, por una diplomacia de fuerza (golpes blandos) que se acompaña de extrema regresión social, aguda explotación del trabajo y los recursos naturales, contra poblaciones y gobiernos latinoamericanos, progresistas.
Del Bravo a la Patagonia, el parasítico uno por ciento lumpenburgués depreda, traiciona y se pliega al golpismo de EU para remover obstáculos a las transas en curso o para encubrir, como en Brasil, las escandalosas corruptelas multimillonarias en la base del golpe de Estado contra Dilma Rousseff. Los afectados no se someten: el 99 por ciento que padece a los chicos de Wall Street, Macri en Argentina y Temer en Brasil, resiste el ataque al empleo y a sus derechos laborales, ambientales y del consumidor, en juego por el estatus constitucional de privilegios a las corporaciones formalizados en el Acuerdo TransPacífico y de Inversión Trans-Atlántico. En Argentina el sindicalismo se unifica ante los despidos y rechaza las corruptelas del capitalismo de amiguetes que viene con la cadena de golpes blandosmientras el imperio enfila su mira a Venezuela, con la principal reserva petrolera del mundo. ¿Cómo es el modus operandi de esta cruzada golpista?
Los intereses trasnacionales no se imponen por fines de ciclos progre sino por la guerra política y económica de comandos militares y bancos. En México, EU y Canadá, población y territorio son vigilados por el Comando Norte creado por Bush II al margen de leyes que prohiben, como también en México, el uso de militares en tareas de Ministerio Público. De Guatemala y el Caribe a la Patagonia es área del Comando Sur (CS) cuya Operación Venezuela Freedom-2 (OVF-2) revelada por Misión Verdad y difundida por Telesur y Red Voltaire merece atención. En síntesis, se trata de arreciar las acciones en contra del gobierno legítimo de Venezuela hasta lograr interrumpir el mandato del presidente Nicolás Maduro. La OVF-2 va de la mano de la derecha venezolana agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática(MUD), planteándose un escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada. El documento, firmado por el jefe del CS aclara 1) que si bien la elaboración, planeación y ejecución parcial de la OVF-2 descansa en nuestro comando, el impulso de los conflictos y la generación de los diferentes escenarios es tarea de las fuerzas aliadas de la MUD involucradas en el Plan, por eso nosotros no asumiremos el costo de una intervención armada en Venezuela, sino que emplearemos los diversos recursos y medios para que la oposición pueda realizar las políticas para sacar a Maduro.
Luego el CS propone: 2) usar la Asamblea Nacional como tenaza para obstruir acciones del gobierno bajo un enfoque de cerco y asfixiaconvocando a “eventos y movilizaciones, interpelar funcionarios, negar créditos (FMI-BM-BID) y derogar leyes; 3) montar un gobierno de transición; 4) aplicar las tenazas para asfixiar e impedir recomposición del chavismo; 5) fomentar clima de desconfianza, incitando temores, haciendo ingobernable la situación”; 6) explotar temas como la escasez de agua, de alimentos y de electricidad… reforzando la idea de que el jefe de Estado es responsable exclusivo; 7) “acentuar que Venezuela entra en crisis humanitaria por falta de alimentos, agua y medicamentos; demandar a la comunidad internacional una intervención humanitaria para mantener la paz y salvar vidas”; 8) se indica que, como se convino con Luis Almagro Lemes, se aplique a Venezuela la Carta Democrática de la OEA, usando a ex presidentes y gobiernos afines. Luego (9-11) propone afianzar la vinculación del gobierno de Venezuela con corrupción y lavado de dinero; se menciona al sector militar y señala que aunque han logrado adeptos, preocupa que los mandos identificados con el chavismo duro ofrezcan resistencia por lo que EU trata de debilitar ese liderazgo y anular su capacidad de mando. Finalmente el CS planea colocar en alerta los recursos y fuerzas en el sistema de bases con proyecciones sobre la región central de Venezuela, donde se concentra el poderío político militar.

Capitalismo y colapso climático (VI)
John Saxe-Fernández, La Jornada del Jueves 12 de Mayo de 2016.
E
l calentamiento global se acelera a un ritmo que asombra y alarma a meteorólogos y científicos del mundo: datos de la NASA indican que en los pasados 11 meses se han batido todos los récords y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EU (NOAA, por sus siglas en inglés) dice que es la secuencia de incremento en temperatura, mes a mes, más larga jamás registrada. ¿Será irreversible? Agréguese que en Antártida el asombro de los científicos es mayor ante la rapidez con que se desintegran inmensas placas de hielo, o la conmoción de los paleoclimatólogos que desde los 90 detectan derretimientos de hielo antiguo en el orbe, por ejemplo de mil 800 a 6 mil años, en el glaciar Quelccaya (Perú) y se entenderá por qué se generaliza entre científicos el llamado a los gobiernos para acordar una urgente regulación de las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI). Lonnie Thomson, uno de ellos, indica que una gran mayoría de científicos ahora están convencidos de que el calentamiento global representa un peligro claro y presente a la civilización (EcoWatch,16/3/16).
Parte significativa de la comunidad científica acompaña esa convicción de urgencia con temor y autocensura, no tanto por la rotulación de alarmistas o catastrofistas frecuente en medios de comunicación que desinforman sobre el colapso climático antropogénico (CCA), sino ante poderosas corporaciones con ganancias vinculadas a la combustión de fósiles, firmas que, teniendo el conocimiento científico del vínculo entre los GEI y el CCA, auspician el negacionismo y además hacen saber de su capacidad para cerrar institutos de investigación o colocar trabas legislativas en EU a los presupuestos de entes públicos cuya generación de conocimiento les irrita o afecta, como la NOAA. Suelen poner en duda el consenso científico sobre la naturaleza antropogénica del fenómeno o, como se visualizó en París, tienen capacidad de penetrar y modular las COP a la medida de sus intereses. Son las mismas firmas que, ahora lo sabemos, no sólo han retrasado la acción climática ¡por más de cuatro décadas! sino que también, desde Wall Street, junto a las Goldman Sachs, Citigroup y Morgan Stanley de siempre, participan en el asalto neoliberal en América Latina para extender las ventajas jurisdiccionales otorgadas a las trasnacionales, incluidas las del petróleo, gas y minas, derivadas del Acuerdo Transpacífico y el de Inversión con Europa, neutralizando derechos laborales, del consumidor y ambientales.
Documentos corporativos recién hallados y circulados en DesmogBlog, abril 27, 2016, muestran que Exxon sabía desde finales de los 60 que el CO2 era principal preocupación que afectaba la ecología global, según un informe de 1970 de H. R. Holland, ingeniero químico responsable de lo ambiental de la División de Ingeniería de Imperial Oil, brazo canadiense de Exxon. Sus científicos enteraron a Exxon que el CO2 de su principal producto, generaría un calentamiento catastrófico. La firma engañó a público e inversionistas: dedicó millones a publicitar y a financiar grupos negacionistas del fenómeno y sembrar duda sobre la ciencia. Estos datos ahora son parte del cúmulo de información develada por Inside Climate News y Los Angeles Times, (La Jornada, 12/11/15 p.31).
Si con aumento de 1º C (celsius) desde la era preindustrial hay eventos de alto impacto, a 1.5º C pueden sobrevenir eventos catastróficos. Así afirman el IPCC de la ONU y el Banco Mundial el primero ante gobiernos que operan con presencia de las petroleras, y el BM, que en estos como en otros asuntos se comporta como gran cabildo empresarial. Para ambos aun límites menores a 2º C acarrearán mayores y más costosos incendios forestales (como en Canadá hoy); huracanes más intensos; importante reducción en la producción de alimentos; sequías extremas; continuo derretimiento del Ártico; un drástico aumento en niveles oceánicos y más inundaciones. 
La mencionada sensación de escepticismo/urgencia parece coincidir con lo dicho en entrevista por Naomi Klein conocida –y reconocida– autora (Esto lo Cambia Todo, Paidós, 2015), de que un manejo serio del cambio climático es incompatible con el capitalismo como lo conocemos. Klein pronto agrega que el sistema económico debe calibrarse, si es que vamos a tener la oportunidad de salvar al planeta de los peores impactos del cambio climático. Otro sistema asentado en otro patrón energético ya en curso (solar, eólico, geotermia) saldrá de esas entrañas, como las conocemos. Ahora preservar vida y medio ambiente es frenar los GEI.
La ruta y modelo no es un Plan Marshall. EU, principal fuente de CO2 acumulado en la atmósfera, necesita, como sugirió el socialdemócrata y candidato presidencial Bernie Sanders, una gran movilización de recursos humanos y materiales, como contra el fascismo, pero ahora para vencer, regular y transformar las fuerzas e intereses que dan sustancia a lo antropogénico del calentamiento global.

jueves, 28 de abril de 2016

Capitalismo y colapso climático (V)
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 28 de Abril de 2016.
R
espeto y solidaridad ante la tragedia y luto que viven 32 familias petroleras, y las de poco más de cien lesionados y varios desaparecidos, por el estallido en la planta Clorados III del Complejo Pajaritos. También mi apoyo para abrir nuevos caminos y luchas para que Mexichen repare el daño e indemnice a las familias y determinar la base legal y constitucional vigente al momento de la formalización de esa privatización, para cancelarla. El peso de la responsabilidad de esa explosión cae sobre Mexichen, la empresa privada a la que se le entregó el complejo petroquímico en estas asociaciones público-privadas (APP) aclaró Rocío Nahle, coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, luego de calificar esa APP como una irresponsabilidad. Las APP y los programas de ajuste estructural (PAE), son mecanismos financieros para la extracción de riqueza de lo público a lo privado y hacia el 1%, en este caso un ex-banquero del Fobaproa, en lista Forbes con 4 mil 940 millones de dólares.
Las APP no se encaminan a fortalecer, sólo en la retórica, la capacidad de Mexico para enfrentar los grandes retos del siglo XXI: pobreza, desigualdad extrema, violencia y el colapso climático antropogénico (CCA) en curso. Establecidas en los 90s y manejadas por el FMI en lo macro y el Banco Mundial (BM) y BID por rama, operan en 134 países bajo línea del Departamento del Tesoro conjuntando las codicias de las oligarquías con las de la geoeconomía y geopolítica corporativo/bancaria de EU. Allá y acá la explotación de los trabajadores es crucial para la dilucidación del imperialismo y de los accidentes de trabajo. La Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP) enfatizó que en Mexichem se labora en condiciones de precariedad, los trabajadores compran sus uniformes, cubren horarios extendidos con pésimo equipo, prestaciones mínimas, bajos salarios, por lo que vale la advertencia de Nahle de que la petroquímica es industria de alta peligrosidad que debe considerarse en todo momento como de seguridad nacional (Proceso 21/4/16).
Clorados III, patrimonio nacional, se entregó a precio vil a PMV al 55.91% a favor de Mexichen y el 44.09 fue para Pemex. Es lo que los adictos a las inconstitucionales reclasificaciones petroquímicas de los 80s y 90s le dejaron para, según recetarios del BM-BID, poder operar una APP. La contra-reforma energética no puede ser más dañina al interés público nacional, porque en tiempos de creciente clima extremoso que empieza a azotar al país -y al mundo-, urge la reversión del robo de futuro a la nación, reparando lo que hace diez años Moisés Flores Salmerón denunció bajo el título de La Destrucción de la Industria Petroquímica Estatal de México (La Energía en México, CEIICH-UNAM 2006) una de las ramas industriales de mayor generación de empleo. Es un proceso sistemático de desarticulación y desmantelamiento de los fundamentos de la paz social, con repercusiones para la seguridad humana mexicana. De ahí la urgencia de salir de la tenaza neoliberal para lanzar la vasta movilización social y material necesaria para frenar y revertir la amenaza existencial a la nación y al mundo, del CCA.
La inconstitucional desincorporación del vital y estratégico sector energético de México, al pasarlo del dominio público al privado se vincula a la gestación de la conflagración humanitaria que vivimos, de la abismal desigualdad (salario de 0.50 de dólar aquí, 15 en EU) y de la represión y terror que sostiene al neoliberalismo, una verdadera e incalificable guerra de clase contra la población por medio de una economía diseñada para ser saqueada desde dentro y desde fuera, sin capacidad para generar bienestar y empleo y al contrario alentando la informalidad económica-y el desboque de la criminalidad-, que a su vez nos abre desde 2006, a más intervención y ocupación. Al flexibilizar la Constitución para cubrir de legalidad precaria las transas del capitalismo de amiguetes, que desmantelan la nacionalización petrolera, el 1% queda feliz con la co-participación en la apropiación del excedente petro-eléctrico mediante las APP, instrumentos de corte colonial que despojan a la la soberanía nacional de los instrumentos sustantivos para enfrentar las grandes tareas del futuro.
Coda: al ser de gran calado los retos de EU (crisis hegemónica y CCA), vale revisar su política de fuerza luego del 11/S, que acompaña al TLCAN con un desborde de su estado de excepción, del homeland security y de la cruenta guerra irregular que realiza aquí de facto la Iniciativa Mérida bajo la rúbrica de guerra al narco o crimen. Derivada de la experiencia contrainsurgente de EU en Colombia, Irak y Afganistán, según dijo un alto cargo militar de EU, se le utiliza en áreas de sacrificio, es decir, en naciones ricas en recursos, no para ser industrializados in situ, como en Pajaritos sino, como se establece en los PAE y APP del BM-BID, para ser exportados a los centros capitalistas.

jueves, 14 de abril de 2016

Capitalismo y colapso climático (IV)
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 14 de Abril de 2016.

A
unque nunca mencionaron la existencia de lo que Karl Marx teorizó como unaruptura metabólica (RM) entre la sociedad capitalista y la Tierra (ver John Bellamy Foster, AJS, Sept 1999 y La ecología de Marx: Materialismo y Naturaleza, 2004), en 2015 líderes de la política, la ciencia y la economía insistieron, en tono urgente, en que para evitar una catástrofe climática de orden mayor,tres cuartas partes de las reservas de combustibles fósiles deben permanecer bajo tierra, todo en medio de la sordera/sabotaje de las grandes petroleras/gaseras/automovilísticas, en pos de la ganancia, del tesorito en el subsuelo valorado entre 19 y 25 billones (trillions) de dólares y del irrefrenable aumento de la RM manifiesta en un inmenso desequilibrio energético por la acumulación de las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI).
Ese desequilibrio fue abordado por James Hansen en síntesis de investigaciones de frontera sobre el cambio climático, en apoyo a una demanda planteada ante una Corte de Distrito en Oregón Estados Unidos, para que el gobierno federal aplique una gama de acciones –y cancele otras– a fin de frenar a la brevedad las emisiones de GEI que ponen en serio riesgo la vida de quienes hoy son niños, de las generaciones futuras y que amenazan con la extinción masiva de otras especies y el funcionamiento mismo de la civilización humana que requiere de líneas costeras estables y constantes.
El gobierno y poderosos cabildos, el American Petroleum Institute, vocero de las grandes corporaciones del petróleo y el gas y la influyente Asociación Nacional de Manufacturas, abogaron por la anulación de la demanda, petición rechazada en resolución histórica del 8 de abril por el juez Thomas M. Coffin a cargo del juicio. Algo para celebrar, en medio del empeoramiento climático manifiesto en un grave desequilibrio de energía de la Tierra, un quebrantamiento metabólico entre el orden social prevaleciente y un planeta que impone límites a lo que ya es una acumulación capitalista de consecuencias catastróficas.
Hansen indicó a la Corte, entre otros puntos de gran relevancia, que el desequilibrio de energía es de cerca de 0.6 Watts/m2 (metro cuadrado) como promedio para el planeta. Hansen fue didáctico al explicar ese orden de magnitud: “No sé si esto da una idea a la Corte sobre la escala de lo que está ocurriendo. Puedo decir que el exceso de energía es de 300 billones (trillion –millones de millones–) de joules por segundo. Pero esa inmensidad puede ser insuficientemente evocativa. Resultaría igualmente válido decir que el desequilibrio de energía de la Tierra sería el equivalente a explotar diariamente más de 400 mil bombas atómicas como la lanzada sobre Hiroshima, los 365 días del año. Esa es la cantidad de energía extra que la Tierra obtiene cada día por nuestro uso de la atmósfera como basurero de nuestros desechos de gases con efecto invernadero (carbon pollution)”.
Un estudio de importancia mayor sobre el aumento de niveles de los océanos del mundo por efecto del calentamiento global que se acelera, realizado por 16 científicos liderados por Hansen también fue sintetizado a la Corte: “…lamento decir que las pérdidas de masa de hielo de Groenlandia, Antártida occidental y partes de Antártida están aumentando de manera no-lineal…Estimamos que el crecimiento en la tasa de pérdida de hielo en Groenlandia disminuirá… pero por la amplificación de la retroalimentación (feedback)…pensamos que es probable que si los GEI no son reducidos rápidamente, la pérdida de hielo en la Antártida continuará aumentando exponencialmente, lo que exige urgente acción nacional e internacional para abatir los GEI. La desintegración completa del glaciar Totten en la Antártida este podría aumentar los niveles oceánicos entre seis y siete metros; el del hielo del glaciar Cook en Antártida este agregaría entre 3 y 4 metros y el hielo en la Antártida occidental en los glaciares del Mar Amundsen tienen el potencial de aumentar el nivel del mar entre tres y cuatro metros”.
El colapso climático de esas cifras se enlaza con la ominosa inercia de las corporaciones manifiesta en la venta récord de SUVs, camiones ligeros y minivans de alto consumo. Sólo en 2015 a los más de 270 millones de vehículos en EU se agregaron 17.5 millones, gracias a costosa promoción (15 mil millones de dólares), préstamos a bajo interés y precio de gasolina a la baja.
Con la permanencia de la máquina de combustión interna para transportar pasajeros y carga (vía terrestre, aérea y marítima) seguirá la acumulación de GEI en la atmósfera emitidos por los más de mil 200 millones de autos del mundo, más los GEI por la generación eléctrica. Así como vamos para 2035 circularán ¡2 mil millones de vehículos en las calles y carreteras del orbe!
La inercia tras la ganancia va al fin del capitalismo. ¿Será el aumento exponencial de la ruptura día a día más perceptible a fuerzas sociales en la dirección de otra relación sociedad/natura?

viernes, 1 de abril de 2016

Capitalismo y colapso climático (III)
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 1 de Abril de 2016.
S
on alarmantes y abruptos los cambios en indicadores claves sobre el clima terrestre que se han venido observando en lo que va de 2016, después del fiasco de la COP21 que operó bajo el dominio de una potencia incapaz de lanzar en París, como esperaban altos cargos franceses dada la urgencia del caso, un acuerdo vinculante sobre las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI). Más bien se hizo sentir la férrea oposición de la poderosa fracción fósil desde el Congreso de Estados Unidos bajonegacionistas republicanos. Obama ni lo intentó. No se atrevió molestar los intereses del gas, carbón y petróleo. Sólo se articuló lo que James Hansen calificó de farsa, a base de compromisos voluntarios. Por encima de la sobrevivencia humana, prevaleció la fabulosa ganancia de la combustión de fósiles.
Sin instrumentos legales efectivos para regularlas, las grandes corporaciones (ExxonMobil, Chevron/Texaco, Shell, BP, et al)prosiguieron como de costumbre, con todavía mayor emisión de GEI, en medio de brutales ataques terroristas que cayeron como anillo al dedo para instaurar un estado de excepción, que congeló la gran protesta social a ser desplegada en las calles de París, un gran sentón en pos de una regulación inmediata y efectiva de los GEI. Hoy la situación se desborda. Según los registros diarios del Observatorio Mauna Loa (Hawai), que mide la cantidad de partículas de CO2en la atmósfera, en febrero 2016 se registró un nivel de 405.66 partículas de CO2 por millón de partículas en la atmósfera, indicándose que “la tierra no ha experimentado niveles de CO2tan altos: (Ver NOAA ESRL). Casi en simultáneo R. Zeebe de la U-Hawái anunció que la tasa de emisiones GEI es la más alta en 65 millones de años.
Ante esos datos Petteri Taalas, secretario general de la Organización Metereológica Mundial (OMM), advirtió sobre la alarmante tasa de cambio que ahora estamos presenciando en nuestro clima resultado de la emisión de GEI a niveles sin precedente en los registros modernos. Taalas hizo un llamado urgente a cumplir los compromisos voluntarios de GEI acordados en la COP21. Pero, como no hay nada vinculante sobre el papel, son promesas flexibles, por decir lo menos, a merced del viento que sople.
Un estudio de la Universidad George Mason y de la American Metereological Society (AMS) mostró que 96 por ciento de más de 4 mil meteorólogos encuestados creen queel clima está cambiandoDos terceras partes de las respuestas lo hicieron en el sentido de que la actividad humana de manera total o en su mayor parte, es la causa del cambio climático y 81 por ciento aseguraron que la actividad humana es al menos responsable de la mitad del fenómeno.
Además de coincidir con notables cambios en la percepción pública de Estados Unidos sobre el cambio climático y su origen antropogénico, según lo mostró una encuesta Gallup,lo ocurrido en la membresía de la AMS es un evento importante, que muestra los límites de la vasta y bien financiada campaña negacionista que hasta hace poco, desde el derechista Instituto Heartland, había prevalecido en la opinión de la AMS.
Pero la presencia de los intereses fósiles se hace sentir en la ominosa ausencia de las cuestiones climáticas en los debates presidenciales. En “Climate Change vs. Presidential Debates”, Kevin Kalhoefer (EcoWatch, 28/3/16) informa que en nueve de 20 debates el cambio climático estuvo ausente y que de las cerca de mil 500 preguntas que se hicieron, sólo 22 tuvieron relación con el clima. Además, cuando los moderadores hicieron preguntas sobre el tema, lo hicieron en los debates de los demócratas: ni una sola pregunta sobre el asunto a Cruz o Trump, ambos negacionistas de hueso colorado.
El deterioro climático prosigue. Azota a Estados Unidos y al mundo, sin importar las preferencias de los cabildos fósiles y sus cadenas de televisión. Sus impactos político-electorales no se hacen esperar. Kalhoefer informa que un grupo bipartidista de 21 alcaldes de Florida, apremiaron a las cadenas de tv a realizar debates en Miami para preguntar a los candidatos sobre el cambio climático. En sus cartas ofrecieron tipos de preguntas que los moderadores podrían hacer. Nosotros los alcaldes abajo firmantes de toda la Florida estamos preocupados sobre el aumento en el nivel del mar y sobre e cambio climático, así como por los severos impactos que tiene sobre nuestras comunidades. Nos preocupa de igual manera que el cambio climático merezca tan poca atención para discutir sobre estos asuntos en los debates presidenciales. Sería una total falla de conciencia que estos temas, de grave preocupación para el pueblo de la Florida, no sean abordados durante el próximo debate que se estará realizando en el estado.
Las observaciones de los alcaldes circulaban cuando se dio a conocer un estudio liderado por James Hansen que plantea que sin restricción de GEI se experimentarán alzas peligrosas en los niveles oceánicos en cuestión de décadas, no de siglos, como se había asumido.