jueves, 2 de enero de 2020

4T riesgos existenciales. Magnitudes (I)

Estados Unidos y Rusia están en colosal peligro de conflicto advirtió hace pocas semanas Mijail Gorbachov, el último presidente de la URSS. También se pronunció por abolir las armas nucleares .¿Tiene que ver esto con México y la 4T ? ¡Desde luego y mucho! Es desde una iniciativa mexicana concebida y gestionada por el embajador Alfonso García Robles que se gestó y formalizó el 14 de febrero de 1967 el Tratado para la Proscripción de armas nucleares en América Latina y el Caribe, también conocido como Tratado de Tlatelolco, firmado en el barrio de Tlatelolco, entonces sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Por su concepción y exitosa gestión don Alfonso recibió el Premio Nobel de la Paz de 1982. Esa vez la Academia Sueca no se equivocó como con Kissinger y sus crímenes de guerra quien ahora reconoce que la multipolarización acabó con eso de EU nación indispensable.
Según García Robles la Declaración Conjunta de Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México del 29 de Abril de 1963, llevó a un acuerdo latinoamericano que transformó la región entre el río Bravo y la Patagonia, en zona desnuclearizada que contribuye a disminuir los peligros que amenazan la paz del mundo (anunciando formalmente que sus gobiernos estaban) dispuestos a firmar un acuerdo multilateral latinoamericano por el cual los países se comprometerían a no fabricar, recibir, almacenar ni ensayar armas nucleares o artefactos de lanzamiento nuclear. (citado en Cien años de política exterior mexicana, de Mendoza Sánchez J., México, Grupo Editorial Cenzontle, 2014, p 134) un libro que va bien con Así nos ven, Booket, México, 2019 en que Dolia Estévez ofrece valiosas entrevistas con los embajadores de EU en México.
Gorbachov invita a detener una guerra del juicio final como la llama Daniel Ellsberg en The Doomsday Machine (Nueva York,Bloomsbury, 2017) que importa a la 4T en un ambiente posterior al 11-S muy volátil por guerras y diseños militares que se registran en los cuatro rincones del planeta. Afganistán, Irak, Siria, Libia, diplomacia de fuerza de EU contra Irán, Cuba, Venezuela, Rusia, China, desate de guerras irregulares bajo rótulos de “guerrra al narco o contra el crimen organizado”, etecétera, con altas tasas de violencia. México es la segunda nación más peligrosa para el ejercicio del periodismo y observa tasas de mortalidad por violencia armada como en naciones en guerra.
El estallamiento de la “guerra al narco” en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) me lleva a revisar aspectos cruciales de la relación bilateral cuando Carlos Pascual fue embajador de EU en México (2009-2011). Estévez consigna que Pascual fue sugerido a Barack Obama por Hillary Clinton. “(E)s un experto… con probada experiencia en coordinar y canalizar la asistencia estadunidense en países en transición de Europa y Eurasia. La encomienda central de Pascual en México era administrar la Iniciativa Mérida, (IM) el paquete de ayuda antinarcóticos de EU por mil 400 millones de dólares.”(Dolia Estévez, p. 207). Lejos de ayuda, la IM abre al accionar diplo-militar de EU esferas sensibles de la seguridad y de la ecuación civil-militar. Según la oficialidad de EU la IM incidió en la transformación de la hipótesis de guerra de México, de escenarios ante un enemigo externo, a hipótesis donde el enemigo es interno y opera entre civiles, de ahí la masacre todavía en curso. Llama la atención que mientras se realizaban operaciones de contrainsurgencia bajo el manto de la guerra al narco, prosigue un creciente flujo de armas de asalto de EU hacia México, ilegales acá, luego que, en 2004, durante el sexenio de Fox, feneció la prohibición federal de EU para la comercialización de armas de asalto. También prosiguió el lavado de dólares en sus bancos.
Nada más interesante que los antecedentes y la síntesis que ofreció Hillary Clinton, entonces secretaria de Estado de Obama, cuando le sintetizó a Carlos Pascual la naturaleza de su misión como embajador en México. Parece un asalto multidimencional desde la administración de los mil 400 millones (poderoso caballero es…) y como con el resto de las fuerzas armadas latinoamericanas, de programas de adiestramiento y visitas a EU cuidadosamente elaboradas para los altos mandos y sus familias, que EU impacta en una ecuación que incluye a quienes manejan instrumentos esenciales del Estado mexicano. La diplomacia de EU se centra en incidir en la relación bilateral en materia no sólo militar. También en otras dimensiones de seguridad.
Coda. Clinton le habló a Pascual sobre su misión en México como “un desafío enorme… que compete a todas las dependencias del gobierno federal. Necesitamos a alguien que tenga la experiencia de haber trabajado en la coordinación de un amplio número de agencias y creemos que eres la persona indicada para el puesto”, pues se trataba de unir e integrar muchas y diferentes partes del gobierno en un marco estratégico que tuviera sentido.

viernes, 20 de diciembre de 2019

4T y las inmensidades del siglo XXI
S
i bien es cierto que, como dice AMLO en relación a la 4 T, lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer–Gramsci–, mucho pende de la inteligencia política en el manejo de lo que se configura a nivel planetario como una catastrófica emergencia climática, aunque ya desde hace más de 60 años los altos círculos del capital fósil están enterados por sus propios investigadores y por la comunidad científica mundial de la devastación bioclimática que se anida en los combustibles fósiles. Desde México y su 4T téngase presente la inmensidad que en ese contexto se despliega la abismal asimetría que enfrenta el país ante Estados Unidos bajo el negacionismo climático del gobierno de Trump, quien junto a los grandes emisores de los gases de efecto invernadero (GEI) en disputa hegemónica, se opone, en lugar de liderar, a regular y frenar los GEI haciendo a un lado las advertencias de la ciencia.
Ahora el problema para México está en el uso del T-MEC para una todavía más riesgosa y devastadora ambición de supremacía energética por la vía de altas inversiones en combustibles fósiles no convencionales de sus vecinos por medio de la fractura hidráulica ( fracking) en EU y en México, y la explotación de arenas bituminosas en Canadá. Tal parece que las cosas se acomodan en dirección a ese diseño. Se trataría de agregar unos 60 mil pozos en cuencas shale de México con una noción de supremacía energética, motorizada por Trump usando diversos mecanismos que van desde el T-MEC, hasta un memorando de entendimiento, que según el calendario oficial debe formalizarse este diciembre de 2019 (ver adelante), hasta nociones que atraen a Trump, como el BEAN (Bloque Energético de la América del Norte), propuesto por Rick Perry, secretario de Energía y sucesor de Bush como gobernador de Texas. Por ello es necesario atender los riesgos de la asimetría, así como la alerta dirigida a México por la economista María L. Ramos Urzagaste, quien entre otros puntos, advierte que el T-MEC define procedimientos judiciales para evitar la divulgación de secretos comerciales de las trasnacionales en casos de litigio con el respectivo Estado (T-MEC, craso error, La Jornada 20/6/2019). Ramos indica que, eso le vendrá muy bien a los contaminadores. Estarán protegidos de no difundir información de los químicos que utilizan. Los intereses del fracking estarán de plácemes.
Ya estamos advertidos de que ni en materia laboral, recursos naturales y muy especial en asuntos energéticos, ni Trump ni el big oil dan patada sin guarache. Al momento de escribir esta nota ya estaría formalizándose por medio de instrumentos financieros el diseño energético de EU al sur del Bravo, de la Cuenca de Burgos al norte de México hasta Vaca Muerta en Neuquén, Argentina. Ya Ana Langner en Busca EU pactar con México un plan para financiar energéticos informó ( La Jornada 14/12/2019) que el gobierno de EU contempla “entablar negociaciones para la formalización de un memorando de entendimiento para sumarse a la iniciativa estadunidense de Crecimiento económico de América (el término América se refiere sólo a Estados Unidos), que habría de ser presentada oficialmente en Washington el martes 17 de diciembre, según lo comunicó Mauricio Claver-Carone, asesor del gobierno de EU.
Es necesario tener presente que la unanimidad y precipitación legislativa a favor del T-MEC, en el contexto de una abismal asimetría multidimensional con EU, abre espacios de alto riesgo para la 4T en dos de sus metas esenciales: primero, la solidaridad intergeneracional en lo referido a la herencia climática que se deja a las generaciones más jóvenes y futuras, y segundo, la amenaza que representa la fractura hidráulica para la población mexicana más pobre y vulnerable: aquella que vive en regiones y localidades cercanas a sus valiosos recursos naturales, algo semejante a los efectos nocivos contra la población, la fauna y la flora de la minería a cielo abierto. AMLO ya presidente reiteró el no al fracking. No está solo. Le acompañan millones en México y más allá, en decenas de ciudades, condados y estados de EU y el más amplio sector de la comunidad científica.
Es un rechazo basado en los riesgos bioclimáticos de la explotación de combustibles fósiles reforzado por datos sobre los efectos del fracking aun a distancia, en fetos y en la salud humana, contaminación del agua, del aire, impacto cada día mayor sobre el calentamiento global. Las fugas de metano del Ártico crecen y acentúan en el este de Siberia.
Coda: Por la inclusión de EU en el T-MEC, éste sería emulado automáticamente por los centros del capitalismo que compiten entre sí. Para Trump la política energética de México es parte de la disputa global por él alentada (con China, por ejemplo) para promover el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales como ingrediente de una cataclísmica supremacía energética.
Facebook: JohnSaxeF

jueves, 5 de diciembre de 2019

Transición hegemónica a río revuelto
L
a instauración de lo diplo-militar, instrumento golpista en el arsenal de la diplomacia de fuerza de Estados Unidos (EU,) fue ahora usado contra el gobierno de Evo Morales. EU actuó contra el uso soberano del litio y el resto de los recursos naturales que el gobierno depuesto posicionó como bienes nacionales, parte de una proeza mayor, anticolonial, de la República Plurinacional de Bolivia. Este tipo de sucesos se acentúan a río revuelto, es decir, con un EU en pleno unilateralismo agresivo, apretando tuercas en la región, en medio de una vasta crisis de sucesión hegemónica con una potencia nuclear con despliegues balísticos intercontinentales , ahogado en el consumo de combustibles fósiles, con alta y riesgosa hostilidad hacia China, nación asiática que ya cuenta con el mayor despliegue de electromovilidad del mundo. Lo que realiza, como ilustra con creces Antonio Gershenson, por la vía de ferrocarriles eléctricos de alta velocidad que ya operan en el vasto mundo económico, político y estratégico de Eurasia, donde también incide el poderío nuclear y de balística intercontinental de Rusia.
La acentuación del unilateralismo agresivo comercial y bélico de EU contra China, Alemania, Francia, Rusia y la Unión Europea (UE), sustenta al dicho de Macron de que la OTAN padece muerte cerebral.
Como para agriar más las ásperas relaciones transatlánticas, la industria automotriz alemana fue declarada por Trump problema de seguridad nacional en el contexto de 38 mil tropas de EU desplegadas en Alemania en varias bases instaladas luego de la Segunda Guerra. Sudha David-Wilp, integrante senior de la academia Transatlántica dijo a la prensa que el pesimismo alemán sobre la relación con EU en gran medida se debió al comportamiento de un líder que en simultáneo demandó que los alemanes aumentaran el gasto militar mientras amenazaba a la industria germana con aranceles (Adam Taylor, The Washington Post, 25/11/19).
Para Wilp el presidente Trump es una amenaza existencial para Alemania, tomando nota que previas encuestas del Centro de Investigaciones Pew habían mostrado con certeza que Trump había caído de 93 a 10 por ciento de aprobación en sólo un año.
El deterioro de la relación de EU con Alemania, principal potencia económica de la UE viene de tiempo atrás, cuando el país no apoyó a EU en su brutal invasión en pos del petróleo de Irak en 2003; también afecta el espionaje de EU contra Merkel, y las diferencias en perspectiva de la opinión pública ya que los alemanes, dice David-Wilp, tienden a ser más atentos y estar al día, mientras sus contrapartes en EU se piensan como si fuesen el centro del universo. ( Ibidem).
Los sucesos que cimbran América Latina son respuestas y exigencias luego del despojo de bienes nacionales y precarización del trabajo. Es hora de frenar esa inadmisible superexplotación de la naturaleza del trabajo.
Que en todo esto la derecha latinoamericana no dé pie con bola es posible debido a una intensa ideologización que desfigura datos y procesos. En el caso de México es notable la torpeza o sometimiento de Felipe Calderón a EU. No sólo desató “la guerra al narco”, sino que además propició la abrogación de la Ley de Neutralidad (instaurada por Lázaro Cárdenas) que prohíbe la presencia de tropa y equipo militar extranjero en puertos, aeropuertos o fondeaderos en cielo, tierra y mares bajo jurisdicción nacional.
Estos cambios tectónicos ocurren en medio de una agravante y catastrófica emergencia climática de profundo impacto para la 4T, que analizaré después. El lunes 2 de diciembre António Guterres, secretario general de la ONU alertó de una catástrofe si no se actúa ya, y con determinación, sobre las causas del cambio climático con especial énfasis en la reducción de los gases de efecto invernadero.” (Armando G. Tejeda, La Jornada 3/12/19).
En realidad es un colapso climático capitalogénico (CCC), Guterres enfatizó que la única manera de reducir la temperatura global es limitar los combustibles fósiles. Si no, acabaremos en una situación catastrófica. Estas palabras deben ser meditadas al sur del río Bravo: mucho está en juego. En especial ya que las señales no se pueden ignorar, advirtió e insistió en que las decisiones importantes se tienen que tomar ya.
Con suficiente y alarmante sustento científico, Guterres recordó que Los datos más recientes de la meteorología mundial han revelado que hemos llegado a límites impensables. Nos hemos pasado, y muchísimo. Las señales no se pueden ignorar, los pasados cinco años han sido los más calientes que se hayan documentado. Hay desastres climáticos más extremos; huracanes, sequías, inundaciones, incendios, se derriten los casquetes polares, la Antártida se reduce tres veces más rápido de lo previsto.
Facebook: JohnSaxe

viernes, 22 de noviembre de 2019

Evo y el litio boliviano

El mundo ingresó a una transición hegemónica –quien va a estar a cargo ante la catástrofe bioclimática y ecológica en curso– en la que el uso de los combustibles fósiles, desde mediados del siglo XVIII a la fecha, deberá sustituirse drástica y prontamente. En el orbe hay mil 500 millones de motores de combustión interna, por lo que urge la electro/movilidad. En este tránsito el litio juega un papel nodal. Es ingrediente sine qua non para construir las baterías. Y sin ellas no hay coche, autobús, camión o maquinaria pesada eléctricos. Este es un ítem esencial a esta transición hegemónica.
En todas las otras, la guerra entre potencias centrales fue el árbitro último. Con el arma termonuclear y de balística intercontinental, ese método acabaría con la vida.
En menos de una década es necesario abatir las emisiones de gases de efecto invernadero y transitar a un contexto de electromovilidad. En este proceso el liderato indígena y visionario del presidente Evo Morales ha sido esencial. Ya elaboró instituciones y contratos con empresas chinas y alemanas para proteger los intereses de su patria. Es a él a quien el gobierno mexicano, en la mejor expresión del derecho de asilo, le salvó la vida ante un golpe de Estado imperial violento y regresivo. El uso de dispositivos diplomilitares se realiza con embajadores de Estados Unidos coordinados por Michael Kozak, experto en golpes con propensión a la violencia, según AP, y quien llegó al puesto de subsecretario interino de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.
Las agencias: CIA, inteligencia Militar (DIA), DEA y USAID son parte de todo el enjuague burocrático de seguridad nacional.
El golpe contra el gobierno de Morales expresa, por enésima vez, la inoperancia histórica de la clase gobernante de EU y su desconfianza en la mano invisible del mercado. Prefiere el puño visible de la diplomacia de fuerza ¿hacia el rompimiento de contratos de Bolivia con China y Alemania cuya alianza electro-móvil es fuerte?
Para arrebatarle al pueblo su litio, ellos y su oligarquía cómplice botan al gobierno del MAS en la vanguardia de la acción política regional. EU va por lo regresivo, torpe y entreguista, repleto de racismo y regresiones que ya Enrique Dussel captó como pocos con Aristegui. Nada es tranquilizante para la paz regional y mundial, en un medioambiente de competencia inter-capitalista en pos de la hegemonía sobre el próximo patrón de acumulación.
El uso del unilateralismo agresivo en lo bélico y comercial es precipitante de guerra general.
Se lo recordó Evo a Trump en histórico discurso en la ONU, donde advirtió sobre los riesgos existenciales del creciente colapso eco-climático y de biodiversidad, así como del armamento nuclear y lo riesgoso de la unilateralidad bélico/comercial que tipifica la política exterior de EU.
El uso de instrumentos de intervención estatales y militares para compensar desventajas económicas han sido causa mayor de guerra. Usar lo diplomilitar para acceder a una creciente gama de recursos naturales que cubre todo: desde el petróleo, gas, carbón, litio, cobre, minerales preciosos, hasta ríos, lagos, forestas y montañas, incluyendo los bienes comunes (mar patrimonial, atmósfera) va en la dirección de la inadmisible expropiación de la Madre Tierra, que caracteriza al capitalismo. Es la ruta de guerra, ruta terminal para la biota global, la humanidad incluida.
Después de todas las guerras por transición hegemónica, quedó el contexto, la naturaleza. Después de una Tercera Guerrra Mundial, no hay contexto.
Se juega la hegemonía del futuro, cuyo eje de acumulación energético, se centra en la electro/movilidad en que la batería de litio es vital. Esa es una pieza mayor, hasta ahora, que juega un papel central, no el único, en el manejo de Estado, que no de mercado, usado por EU, con golpistas tipo Kozak para acceder al litio y a los combustibles fósiles de Bolivia ante la acentuada competencia intercapitalista.
El golpe por el litio boliviano ocurre meses después que en el diario japonés The Asahi Shimbun, del 10 de enero pasado, se publicó una nota de Reuters indicando que las empresas automovilísticas mundiales contemplan la inversión de 300 mil millones de dólares en tecnología para vehículos eléctricos en los próximos 5-10 años, y cerca de la mitad de esa inversión corresponde a China, que acelera la transición de la industria de los combustibles fósiles alentando la potencia de las baterías y vehículos eléctricos a suministradores asiáticos.
El nivel sin precedente de inversión, mucho de Volkswagen, de Alemania, se debe en gran medida a políticas gubernamentales adoptadas para reducir las emisiones de dióxido de carbono, y se ampliará a avances tecnológicos para mejorar el costo de las baterías, su rango de acción y menor tiempo de recarga.
Trump no cree en el cambio climático. General Motors sólo invertirá 8 mil millones de dólares.
www.jsaxef.blospot.com
Facebook: JohnSaxeF

jueves, 7 de noviembre de 2019

Culiacán ¿Operativo diplo-militar? (II)
A
nte las complejidades políticas contenidas en el operativo Culiacán (OC), al que se suma el inusual discurso del general Gaytán Ochoa, es necesario revisar la dimensión económico financiera, además de política, para apreciar los intereses que se mueven, incluyendo el papel de Estados Unidos en las sucesivas etapas del OC, también como los calderonistas, interesado en restaurar la fracasada estrategia de guerra de la Iniciativa Mérida (IM), centrada en perseguir, capturar y deportar capos, generando magna violencia, caos y desintegración del tejido social, eso sí, de interés al ímpetu electorero de Trump, al acceso a contratos privilegiados ( cost-plus) en la vasta maquinaria bélico-industrial de EU o acá a un no al cese de compras e importaciones de equipo y servicios militares.
Los analistas conservadores (AC) hablan de guerras o matanzas que atrapan a EU y lo empantanan. No ven los negocios bélico-industriales que cautivan a cúpulas civiles y militares. Es hora que revisen conceptos y evidencias.
México está lejos de ser una economía manufacturera. El diseño del TLCAN y del T-MEC se fraguó desde la maquila y de la superexplotaciónde la fuerza de trabajo (SFT), de un precariato que ya contagia a EU. (Ver de Adrián Sotelo su notable: Estados Unidos en un mundo en crisis, Anthropos/Ceiich UNAM, 2019.
Aunque no guste a los AC de tv, la sociedad de EU y la mexicana contienen clases sociales en cuya dinámica se gesta lo fundamental del proceso histórico capitalista. El neoliberalismo no es otra cosa que una gran ofensiva del alto capital contra el trabajo. Es su respuesta a la crisis de acumulación que lo aqueja desde mediados del siglo XX. Tampoco es EU sólo una economía de mercado. Es lo que los AC prefieren no incluir, achatando sus evaluaciones de seguridad: además del mercado, ese algo más es la economía permanente de guerra, operación de monumental importancia y dimensión del gobierno de EU que Seymour Melman captó en varios volúmenes. El manejo de su economía militar por medio de una administración central, con más de 37 mil firmas industriales o divisiones de esas y más de 100 mil subcontratistas que operan bajo el control de una oficina de administración federal con cerca de 50 mil empleados. Es la administración industrial centralizada estatal de mayor dimensión del mundo. ( Profits Without Productivity, 1987). Pero hay algo más: los contratos gubernamentales de las agencias militares se asignan en base de cost-plus, es decir, que contienen un fuerte incentivo para aumentar ganancias vía aumento de los costos. Son medidas anticíclicas a lo bestia. Se aumentan los costos e incluso se alientan los sobrecostos. Todo eso en la producción de helicópteros, aviones, fragatas, etcétera. Trump disparó el presupuesto en esos rubros que llega al billón ( trillion) de dólares. Mucho más que los 700 mil mdd asignados al Departamento de Defensa (DoD, por su siglas en inglés).
¿Qué tiene que ver eso con el OC? Más que bastante. Para revisar el fondo de la IM, Eduardo Correa Senior en Militarización tras la Iniciativa Mérida, Secretaría Estatal, Morena, CDMX, 2019, revisa la larga experiencia del Plan Colombia, también bajo auspicio de EU: Miren lo que pasó. EU supuestamente dio a Colombia 7 mil 400 millones de dólares en especie en los últimos 20 años. Eran recursos para fumigar la hoja de coca. Monsanto vendió al ejército de EU el agente naranja. Quien sugirió recurrir al mismo producto más barato en China fue despedido. El arreglo EU-Colombia contenía condiciones: “Sólo se puede comprar a EU, eso pactaron dentro del plan… Nos venden los helicópteros para transporte rápido de las tropas, pero sin repuestos, sin equipo de artillería, sin radar y sin servicio de mantenimiento, sin relojería de tablero. Entonces hay que poner todo eso aparte y además hay que hacerle un huequito especial a los helicópteros y comprar una gasolina especial. Todo eso solamente lo vende el complejo industrial militar de los EU”. El Plan Colombia costó 49 mil mdd al gobierno colombiano. Es pagarle y pagarle.
En un sólido análisis, Enrique Galván Ochoa plantea que al dar AMLO un giro a la estrategia de seguridad buscando la pacificación sin continuar la guerra que ha dado pocos resultados y tiñe de sangre al país, sino atacando las estructuras financieras y mejorando las condiciones de vida de la gente, ese vuelco tiene un efecto: (textual): “disminuirá el negocio de la compra de armas y equipos militares. Afectará los intereses de los que hacían negocios con el sector militar desde adentro y desde afuera. Como en el caso de las medicinas y los laboratorios, hay perdedores. El general Gaytán Ochoa, que alguna vez manejó miles de millones de pesos desde Banjercito –con cuestionamientos de la Auditoría Superior– debería ser más explícito sobre el origen de sus inconformidades, que pudieran ser justificadas, pero falta claridad a sus palabras”( Dinero, La Jornada, 4/11/ 2019).
Facebook: JohnSaxe

jueves, 24 de octubre de 2019




Culiacán: ¿Operativo diplo-militar? (I)
E
n la conferencia de prensa de la mañana del 21 de octubre el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), reveló urbe et orbi que “no sabía del operativo para detener a Ovidio Guzmán en Culiacán. Sinaloa. Así lo informó el noticiero de Televisa a las 9:24 am (tiempo del centro). La nota agrega que AMLO indicó que tiene mucha confianza en el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y recordó que su recomendación siempre es cuidar las vidas y que no se violen los derechos humanos durante los operativos.
Y concluyó: Lo que más importa es mi autoridad moral, porque si no tengo autoridad moral, no tengo autoridad política. No tengo nada, soy la nada, sin autoridad moral no sin adelantar, aun antes del inicio de cualquier investigación detallada e imprescindible ante una operación tipo regime change, que el gobernador de Sinaloa no tuvo responsabilidad en lo ocurrido porque fue operado por la Sedena. Entonces, ¿por qué no fue informado AMLO tratándose de un operativo de alto calibre, equivalente a una declaratoria de “guerra al narco”, basada en ataques, capturas y/o deportaciones de altos capos o, peor aún, de sus familiares?
Ese modus operandi, se sabe en México y en EU, genera alta violencia dentro y entre cárteles. Al fracturarlos la violencia se disemina e intensifica. Es fuente de más violencia. Pone en riesgo la vida de cientos a miles. ¿De dónde la orden de captura a Ovidio y peor, en Culiacán, cuna del narcotráfico, como señalaron analistas varios? ¿Por qué si se impulsa otra estrategia se insiste en detener, en este caso, al hijo del Chapo, aunque sin derramamiento de sangre?
Ya Ríodoce había informado el 16 de septiembre de una reunión del gobernador de Sinaloa con altos cargos de la DEA, de la embajada de EU y de la Sedena y otros cargos de seguridad. En relación con esa nota, el 29 de septiembre, en la misma fuente se publicó La Insólita Reunión de la DEA con el gobierno de Sinaloa de Ismael Bojórquez. En ese artículo, se indica que: “Hace dos semanas publicamos en Ríodoce una nota que en principio parecía extraña. A hurtadillas, sin que casi nadie se enterara, el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, se reunió con Uttam Dhillon, director interino de la Administración para el Control de Drogas en Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés)”. Fue, se lo dijeron al reportero, por invitación del gobierno estatal.
De haber continuado el operativo como exigieron en las horas más álgidas los panistas, quienes además se apresuraron a levantar querella judicial contra AMLO por haber detenido la operación, la masacre habría sido el principio del fin de la gesta histórica en curso de la 4T: después de 36 años de saqueo prianista avalado por el fondomonetarismo y su programa de empréstitos de ajuste estructural, centrado desde 1982, en la privatización de los beneficios y la socialización de los costos. Fue una brutal guerra de clase del mal llamado neoliberalismo que debilita los fundamentos sociales y económicos de la paz social y que estalla en la masacre calderonista, la “guerra al narco” y la diplomacia militar de facto de la Iniciativa Mérida (IM), eje de la ampliación territorial que acarreó el TLCAN y sigue en el T-MEC negociado por Peña Nieto.
Los riesgos diplo-militares de la 4T, un rescate de activos y recursos naturales estratégicos, no cesa, sigue en curso por mandato del electorado en las presidenciales de 2018 y del alto nivel de aprobación de AMLO ahora de 67.5 por ciento, aun después de esa intentona golpista. Son riesgos que merecen atención no sólo en los detalles. También en los contextos geo-económicos y geopolíticos de la madeja a deshilvanar. Los medios locales de Sinaloa y Yucatán, por cierto ambas localidades con índices a la baja en violencia, resaltaron la Reunión secreta del gobernador priísta de Sinaloa y la DEA, días antes del operativo/intentona en Culiacán.
López Obrador hace bien en lanzar una investigación sobre esa aparente madeja bajo el principio esencial de la presunción de inocencia, sin dejar de tener presente las animosidades que se cultivan, en nombramientos o expresiones de bajeza, como aquella en voz de Fox de darle en la madre a la 4T. Eso es lo que escupió al cielo la bárbara insensatez que se anida en ese ex presidente. No importa lo gracioso o payaso que parezca a algunos: se relaciona con gente que sabe de fortalezas y desestabilizaciones, que han operado bajo principios como todo de todo con EUnada de nada con América Latina y andan fuera de sí luego del patente hundimiento político del prianismo y su bancarrota. Es un enloquecimiento riesgoso para México, bajo un cielo plagado de aves de rapiña, que observan atentas al menor fallo para entrarle al golpismo.
Sólo téngase presente que para EU la guerra al narco, además de negocio sirve para desgastar y exportar a México conceptos y legitimaciones territoriales de la homeland security.
Facebook: JohnSaxeF

jueves, 10 de octubre de 2019

México/California en la 4T
E
l Memorando de Entendimiento recién firmado entre México y California para ampliar el intercambio comercial y las inversiones entre ambas partes, es asunto mayor para el bienestar ciudadano de aquí y allá. En síntesis, se trata de ampliar y fortalecer nuestra relación con la quinta economía del mundo, sólo después de EU, China, Japón y Alemania. En la nota emitida se indica que México “es un socio estratégico para California: en 2018 el comercio bilateral ascendió a 74.7 mil millones de dólares.( La Jornada7/10/19). Para empezar a discernir el calibre de esta vinculación, téngase presente que la economía de California, mayor a la de Inglaterra y dos veces la de España, tiene un PIB que superó los 2.7 billones de dólares ( trillions) en 2017. El PIB de Brasil fue de 1.8 billones y el de México, de 1.04 billones de dólares.
La secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín firmó el documento con Eleni Kounalakis vicegobernadora de California, quien encabezó una delegación de funcionarios, legisladores y empresarios en visita oficial. Los sindicatos de cuello blanco y azul, de enorme peso en el pulso económico de California luego de la gran recesión mundial de 2008-2009, que casi quebró al Estado, brillaron por su ausencia. California cuenta con un estudiantado de alta capacidad, ellos y ellas mismas trabajadores procedentes de familias obreras, campesinas y de clase media y alta. Lee Obanian, profesor de economía en la UCLA dijo a Beatriz Diez, corresponsal en Los Ángeles de BBC-Mundo (28/4/18): El logro es excepcional y no se debe tanto a lo grande que es (el estado apenas tiene casi 40 millones de habitantes, pero su economía ha superado por ejemplo la de Reino Unido, que tiene más de 60 millones), sino que denota la alta productividad de sus trabajadores.
Por múltiples razones de corto, mediano y largo alcance, desde lo histórico-migratorio hasta para asuntos vinculados con la economía, la transición mexicana hacia energías limpias, la regulación de los gases de efecto invernadero (GEI), la electrificación de la movilidad de pasajeros y carga y el combate al acelerado calentamiento atmosférico, el fortalecimiento de esos vínculos es de alta potencialidad tanto para la Cuarta Transformación (4T) en curso en México, como para los esfuerzos californianos contra la depredación de sus ecosistemas, hoy bajo presión , como en México por intereses vinculados a proyectos para la explotación de combustibles fósiles, convencionales, no convencionales y extremos ( fracking), aguas, profundas y ultraprofundas.
Las contradicciones entre el gobierno federal de EU y California se hacen sentir desde el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca: su negacionismo ante el cambio climático chocó fuerte con la alta sensibilidad ambiental californiana y, en especial, en torno a la extinción de especies y al combate al calentamiento en curso del planeta. La discrepancia incluso llevó a propuestas tipo Calexit: el movimiento de los que quieren que California abandone EU tras la victoria de Donald Trump. Las tensiones son altas como cuando Trump amenazó con anular el derecho de California de inspeccionar y regular las emisiones del parque vehicular: autos y camiones, principal fuente de GEI lanzados por EU a la atmósfera, una prerrogativa otorgada por Nixon en 1970.
En septiembre Trump cumplió con su amenaza y, además, instruyó a la Agencia de Protección del Medio Ambiente y al Departamento de Transporte negar a California el requerir que las automovilísticas ofrezcan autos de emisión cero. De inmediato, el gobernador de California Gavin Newson, inició lo que sería la sesentava demanda ante las agresiones del régimen Trump, según indicó a Dana Goodyear autora de Trump’s War on California and the Climate, publicada en The New Yorker21/9/19. Días después, con la demanda legal lista, Newson, le agregó: “el medio ambiente es la política exterior de California. Donde podemos presentarnos es en el escenario internacional y no sólo en el nacional. De lejos es la demanda más consecuente: tenemos la ley de nuestro lado, tenemos los hechos de nuestro lado, tenemos la ciencia de nuestro lado y tenemos la autoridad moral –no sólo la autoridad formal– para dar la pelea” ( To fight back).
¿La respuesta? El 4 octubre Associated Press informó que “el gobierno federal abrió 294 mil hectáreas la mayor parte en el Valle Central de California a la perforación de petróleo y gas, en moratoria ( off-limits) desde 2013. El Buró de Administración de Tierras del Departamento del Interior indicó que había aprobado la decisión para permitir perforaciones en busca de petróleo y gas en terrenos localizados en el Valle Central, pero también en otras partes de la costa central.”
El del presidente es un golpe de cuño hitleriano: lanza la toxicidad fósil y climática contra el pueblo californiano, la humanidad y el orbe.
Facebook: JSaxeF