jueves, 19 de marzo de 2015

Venezuela y la crisis hegemónica
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 19 de Marzo de 2015

Ahora contamos con los instrumentos para bloquear sus activos y su utilización de los sistemas financieros de EU, dijo Joshua Eames, vocero de la Casa Blanca, sobre la insólita medida ejecutiva de Obama de que ¡Venezuela es una amenaza a la seguridad de EU!, el más reciente de un rosario de episodios de la diplomacia de fuerza imperial contra la Revolución Bolivariana. Para acelerar el regime change contra Maduro, al desabasto alimentario y otros operativos golpistas en curso, EU agrega bloqueos bancarios, la obstrucción de créditos y de operaciones financieras junto a CITGO de PDVSA en EU. ¿Por qué esta incivilidad que ya concitó el rechazo contundente de la Unasur y de más de 40 partidos políticos del mundo reunidos en el DF? Si el cambio hacia Cuba fue para evitar el aislamiento de EU en la Cumbre de las Américas en abril por el brutal bloqueo a la isla, ¿por qué esta agresión contra Caracas y toda la región?
EU acelera la implosión económica del gobierno legítimo de Maduro ¿para explotar el crudo al antojo de sus corporaciones y lanzar al piso de apuestas de Wall Street la gran reserva petrolera, codiciado activo de Venezuela? ¿No que gracias a la fractura hidráulica EU sería una nueva Arabia Saudita? ¿Tiene fundamento geológico y financiero, la versión de mediano y largo plazos sobre la abundancia de gas y petróleo shale del Buró de Información (EIA) del Departamento de Energía? Un estudio reciente (2014) sobre las siete principales cuencas shale de EU realizado por el geocientífico J. David Hughes (Drilling-Deeper Post Carbon Institute) basado en los registros de producción diaria de los pozos indica, ínter alia, que los escenarios financieros y geopolíticos de la EIA, basados en altas y durables tasas de extracción de gas y petróleo de lutitas, carecen de solidez; que la abundancia hacia 2040 se basa en premisas falsas por las abruptas tasas de declive registradas desde el primer año de producción y el muy costoso torbellino de perforaciones que le sigue sólo para mantener los mismos niveles de producción anual.
Pese a estos límites geológicos y financieros la Reserva Federal avaló una enorme inversión de capital destinado a operaciones crecientemente marginales. El mercado shale se inundó de bonos chatarra y astronómicas apuestas en derivados. La burbuja shale se infla con deuda tóxica. Por lo que ante la agresión contra Caracas cabe preguntar si por el desplome de los petroprecios, el fin del QE y aumentos en las tasas de interés (junio, 2015) iríamos rápido a un estallido de la burbuja petrolera de unos 4 B, que arrastraría los principales bancos de Wall Street y de la City. El crudo que ya venía a la baja por la desaceleración económica mundial, cayó en picada por la decisión de la OPEP, impulsada por Arabia Saudita, de no recortar la producción de crudo durante la reunión en Viena de finales de noviembre 2014 afectándose a Rusia y a productores del cártel, Venezuela, Libia e Irán.
The Guardian reveló en septiembre encuentros entre Kerry y el fallecido rey saudita Abdalá, aunque los objetivos entre Riad y Washington no siempre coincidan: el desplome del crudo que para EU es parte esencial de su muy riesgosa agresión contra Moscú, Teherán y Caracas, para Ali bin Ibrahim Al Naimi, ministro del Petróleo de Arabia Saudita, presente en Viena, fue ocasión para defender las cuotas de mercado de la OPEP ante EU, en pugna con el expansivo negocio del gas y petróleo shale. Reuters informó (30/11/2014) que Al-Naimi, tajante, rechazó todo recorte a la oferta de crudo a fin de “deprimir los precios y minar las ganancias de los productores (shale) de EU” hacia la ruina: a menos de 60-70 dólares el shale no es negocio por la enorme inversión en bienes de capital, energía, agua y territorio exigida.
Según el NYT (3/9/14), los cinco principales bancos de EU especulan y asumen graves riesgos sistémicos. Registraron inversiones en derivados por 280 billones (trillions) de dólares (B); JP Morgan con un total de 2.5 B en activos tiene apuestas en derivados por 67 B; Citibank –dueño de Banamex– con 1.9 B, apuesta en derivados 60 B; Goldman Sachs, con poco menos de un B, apuesta 54 B; Bank of America con 2.1 B apuesta 54 B y Morgan Stanley, con menos de un B apuesta 44 B.
Frente a una ecuación energético/financiera y geopolítica tan volátil, sin base geológica ¿Tienen la economía y la política de la Europa/OTAN sed para otra guerra que la devastaría con el mundo? La militarización policial en EU y Canadá, la represión preventiva en México (Iniciativa Mérida-Ayotzinapa) ante la alta explosividad social acumulada y las prisas de EU por la restauración oligárquica en Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador y Bolivia, para revertir los avances populares, son rutas suicidas que ahondan la crisis hegemónica de EU. Ante la militarización y la imperialización: la movilización popular.
Escasea la tolerancia ciudadana para repetir el numerito de 2008 contra el 99 por ciento.

jueves, 5 de marzo de 2015


Agravamiento estratégico
John Saxe-Fernández, La Jornada a ueves 5 de Febrero de 2015.
S
e multiplican las advertencias sobre los crecientes riesgos de que los procesos de intensificación bélica alentados por la diplomacia de fuerza de EU y la OTAN en Ucrania y en las inmediaciones de Rusia y China, en pos del control de los vastos recursos euroasiáticos y de contención de potenciales rivales o coaliciones desemboquen en una guerra nuclear terminal. La Federación de Científicos de EU, la Asociación para el Control de Armamentos y en fechas recientes la comunidad vinculada alBulletin of The Atomic Scientists, han llamado a la cautela. Lo hacen desde que el 13 de diciembre de 2001 cuando EU, articulando una línea militarista de extrema derecha, anunció su retiro del Tratado Anti-Balístico (ABM), uncortocircuito nuclear perpetrado por quienes Gore Vidal en Dreaming War(NYT Bestseller, 2007) calificó de junta petrolera Cheney/Bush asentada en la usurpación electoral las guerras de agresión por el petróleo bajo guisa deautodefensa anticipadora y en un inconstitucional régime d´exceptionluego del 11-S.
La anulación del ABM generó incertidumbre estratégica pero recibió el entusiasta endoso del poderoso sector aéreo-espacial (aliviado hace poco de que en el film Gravity el malo de la película fuese la basura espacial rusa y no la propia), en anticipo de una cascada de contratos de billones de dólares que son el cemento de la continuidad Bush-Obama en lo estratégico/espacial y de seguridad internacional.¿En qué consiste, específicamente, la línea neoconseguida por Obama? En verdad viene de la hipermilitarización (y de la financiarización/especulación) que acompañan al declive hegemónico de EU, línea consignada en la Guía de planeación de la defensa del Pentágono (1994-99) cuyo eje es evitar la reaparición de un nuevo rival, ya sea en el territorio de la ex-URSS o en alguna otra parte, que represente la amenaza que otrora significó la URSS).
EU plantea hacer la guerra a quien trate de dominar “una región cuyos recursos, con un control consolidado, bastarían para generar una potencia mundial. Estas regiones incluyen Europa occidental, el este de Asia, Asia sudoriental y el territorio de la ex Unión Soviética (traducción: ¡EU debe evitar que Rusia ejerza soberanía sobre su territorio!). Otro objetivo central es mantener mecanismos para evitar que los competidores potenciales aspiren a representar un papel regional o mundial más amplio. Ninguna novedad si, como documenta Antonio Sánchez Pereyra en su imprescindible Geopolítica de la Expansión de la OTAN (Ceiich/UNAM/Plaza&Valdés, 2003) para sus arquitectos la Alianza sirve en Europa para mantener a EU dentro, a Rusia fuera y Alemania abajo.
Esa expansión en burla de compromisos con Gorbachov y Rusia, se colocó en medio del golpismo nuclear de un temerario despliegue anti-balístico en las fronteras de Moscú y de una narrativa de que la ampliación de la OTAN a las ex-repúblicas soviéticas ¡no generaría irritación! Lejos de crear una zona de paz, azuzaron el caos: Aún más¿cómo puede Rusia confiar en EU luego del golpe de la CIA en Febrero 2014 que derrocó al gobierno electo de Ucraniae instaló, como dice Paul C. Roberts, un régimen títere inmediatamente hostil a Rusia y a la población ruso parlante de Ucrania? (ICH 25/2/15). Peor para la paz del orbe si la maniobra en Ucrania incluye operativos clandestinos en Rusia, Irán, China, Brasil, Venezuela y en otros BRICS. Hace poco Vadym Prystaiko, viceministro de Relaciones Exteriores de Ucrania y ex embajador en Canadá, después de abogar porq ue Ottawa proporcione armas letales y adiestramiento para usarlas en una guerra total contra Rusia, agregó a Radio Canadá (CBC) que el mundo no debe temer unirse a Ucrania en una pelea contra una potencia nuclear(sic). ( Robert Parry, ICH, 25/2/15).
No extraña que junto a la falta de civilidad estratégica de los neoconaumente la sensación de riesgo nuclear. En fechas recientes aquellos vinculados alBulletin of the Atomic Scientists, en referencia a la continua modernización nuclear han expresado gran preocupación porque el riesgo de guerra aumenta a niveles semejantes a momentos difíciles y críticos de la guerra fría. Desde 1947 utilizan la metáfora de un reloj del juicio final que aparece en portada, pasándolo de cinco a tres minutos para la medianoche en 2015. En febrero el Bulletin recordó al público y a la Casa Blanca qué pasaría si sólo una de las más de 2 mil bombas en los arsenales de Rusia y EU, listas para ser lanzadas, fuera detonada a mil seiscientos metros sobre Manhattan. (Entérese).
Mejor, aunque difícil, pero necesario: detener el acoso clandestino y estratégico a Rusia, retomar la civilidad del ABM y convivir en la multipolaridad: hay mucho que hacer ante el colapso climático antropogénico en curso.

sábado, 21 de febrero de 2015

¿Indolencia imperial?

John Saxe-Fernández,La Jornada a Jueves 19 de Febrero de 2015. 

L
os combustibles fósiles del hemisferio están en la mira de Estados Unidos, sin importar el grado de independencia (Venezuela) o sometimiento (México), de la nación donde están localizados. En la era del agotamiento de recursos convencionales, cualquier jurisdicción estatal rica en esos recursos es un objetivo. Con Chávez y Maduro, Venezuela, además de fortalecer su soberanía sobre la mayor reserva certificada (OPEP), orientó la renta petrolera hacia su población.
En México el endoso neoliberal a los diseños imperiales en materia económico-energética y policial/militares (Iniciativa Mérida/Comando Norte –IM/CM–) lejos de neutralizar la codicia imperial la acrecienta: son tiempos de interés para muy redituables fusiones corporativas entre petroleras, firmas eléctricas y mineras y la IM/CN está aquí para eso, en Estados Unidos, recuerda Marcus Raskin: la seguridad nacional son los negocios; los negocios son la seguridad nacional.
En pos de jugosas componendas, en Venezuela Estados Unidos opta por un guión como el que Nixon y Kissinger infligieron a Chile, que desembocó en corrupta criminalidad de Estado. En México se usa a los hacendistas locales, acólitos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la IM/CN para continuar y profundizar la agresión fiscal y paramilitar a Pemex, afectándola en la competencia ante petroleras a las que se dan ventajas legales y operativas al tiempo que, como en Colombia, Estados Unidos alimenta la masacre entre mexicanos para fortalecer su proyección de poder operativo en territorio nacional.
En ambos casos Estados Unidos cuenta con aliados locales: en Venezuela, días antes de la intentona golpista por cipayos operando entre los militares, un grupo formado por líderes opositores (L. López, MC Machado y A. Ledesma) presentaron un Plan de transición que incluye la privatización del petróleo y la desregulación de la economía, según cánones de las instituciones financieras internacionales, incluyendo al FMI/Banco Mundial/Banco Interamericano de Desarrollo, entes subrogados del Departamento del Tesoro, integrante clave del Consejo de Seguridad Nacional del presidente estadunidense.
Por el lado mexicano, un exdirector de Pemex, de conocidos vínculos con bancos de inversión too big to failcon intereses en el petróleo recién privatizado, en un sorpresivo artículo ( El Universal,12/2/15) mostró cómo la paraestatal mexicana fue subida al ring atada de pies y manos ante poderosos competidores inmediatos, una suerte de Tyson colectivo, integrado por Exxon/Mobil, BP, Chevron/Texaco, Schlumberger, etc.
Los 30 años de acoso fiscal a Pemex muestran que no fue algo sorpresivo o que por error los privatizadores no sacaran a Pemex (y CFE) del Presupuesto de Egresos de la Federación. Siguieron línea gringa para asegurar que la petrolera se sujete a múltiples restricciones de gasto, endeudamiento y control, todo, dígase con franqueza, perpetrado desde de esa sucursal del FMI conocida como Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
Además, se cuidaron de no eliminar “la posibilidad de que Pemex siga siendo objeto de una extracción excesiva de recursos por parte del fisco, como ha sido el caso… por 30 años” (Ibid). Ese exdirector hace notar que justo cuando la empresa debe posicionarse estratégicamente en función de sus nuevos competidores, no se le autoriza ejercer recursos (que tiene) para hacerlo. Añade que de manera sorpresiva y sin justificación aparente en diciembre pasado “la SHCP realizó una sustracción de Pemex de 50 mil millones de pesos adicionales por lo que “para pagar ese ‘aprovechamiento’sorpresivo”, Pemex tuvo que endeudarse por 6 mil millones de dólares”. Más que sorpresivo, es parte de un asalto antinacional de largo alcance bien conocido por ese exdirector. En particular porque el déficit del sector público fue 73 mil 198 millones de pesos inferior al programado. ¿Quién da línea a la SHCP? Y, dice ese exdirector ¿para qué sustraer de Pemex 50 mil mdp “…que pudieron haber tenido un buen uso para garantizar las reservas y la producción en el futuro?”. Además, ¿por qué el desproporcionado ajuste al presupuesto de Pemex en 2015? “De los 124 mil millones de pesos del déficit público –APF– (124 mil 300 millones de pesos) a Pemex se le exigió una reducción de 62 mil millones, esto es, llueve sobre mojado: con esto habrá menos recursos para proveedores, contratistas y proyectos estratégicos. ¿De qué se trata?” (Ibidem).
Él y la banca lo saben: es la operación de una quinta columna en que el ahogo a Pemex es parte, con la IM/CN, de un ahogo a México, al extenderse la desnacionalización del proceso de toma de decisiones del área energética a la de seguridad, socavando el Estado. Cabe recordar que la IM es calca del Plan Colombia en un conflicto armado en que, según la Comisión Histórica, Estados Unidos no ha sido un ingrediente menorlo ha alimentado con dinero, equipos y personal sin esforzarse para nada, ni en Colombia ni aquí, en detener el baño de sangre frenando el flujo de armamento de asalto, el lavado de dólares o controlando la demanda en el principal mercado de drogas. Y no. No es por indolencia imperial.
  • Apátridas
    ilario
    Cuanto tiempo falta para que estos politipillos apátridas entreguen la totalidad del país? Que tiempo nos queda para cambiar nuestra enseña tricolor por una de barras y estrellas? Cuánto más estas elites asaltarán nuestros (nuestros?) recursos? Ya no tenemos madre, ni padre, ni perro que nos ladre! Cuánta razón tenía J. Kennet Turner en su libro México Bárbaro.
  • Cuba
    Javier
    Tristemente la sumisa apatica conformista de migajas poblacion no se organizo para defenderse del saqueo. Cuba debe tener petroleo para que Obama reactive relaciones con la isla
  • Atingencia Imperial
    José Abel Ogaz Pierce
    Como señala el Dr. Saxe-Fernández, mandan a PEMEX con un brazo (y ahora con el recorte presupuestal en inversión, amarrándole una pierna) a la pelea-competencia con mastodontes pesos pesados como las corporaciones anglosajonas más alguna otra que menciona en el artículo. Si bien en el pasado, aún los estertores del nacionalismo-revolucionario, la principal empresa del país y de la nación, jugó el papel de agente financiero "encubierto" del Gobierno Federal para puentearle recursos no sólo para inversión si no para gasto corriente, ello se hacía cuando teníamos tasas de crecimiento de ocho por ciento promedio sostenidas durante cuatro años; pero ahora, si los recursos transferidos por PEMEX al gobierno federal fueron dedicados a egresos administrativos, eso sería un crimen de alto impacto, porque efectivamente ha habido, desde hace décadas y no sólo en México, una quinta columna neoliberal desde la década de los veinte orientada por Von Mises, Hayek y Freedman y financiada por magnates.
  • HISTORIA SE ESCRIBE CON HACHE
    ALBERTO RAÚL MACÍAS
    ESPLÉNDIDO ARTÍCULO DEL MAESTRO SAXE-FERNÁNDEZ. NOS RECUERDA DE MANERA ENÉRGICA QUE NO DEBEMOS PERDER DE VISTA LAS GRANDES COORDENADAS QUE MARCAN LA HISTORIA DESDICHADA DE LATINOAMÉRICA: EL IMPERIO SIEMPRE ASECHA Y METE SU LARGO BRAZO. GRACIAS POR SU CLARIDAD Y HONESTIDAD.
    Cambiar a minúsculas
  • Gracias John Saxe.. por señalar cúpula de la destr
    Artra Ata
    ucción .. y como apuntas .. no solo es con el desmantelamiento financiero, sino con la VIOLENCIA .. GRACIAS POR APUNTAR A LA CÚPULA METIDA HASTA ADENTRO EN ESTA DESTRUCCIÓN Y SOMETIMIENTO DE MÉXICO .. EL COMPLEJO FINANCIERO-MILITAR NORTEAMERICANO .. De esta manera se tendrá una visión más completa y más acertada en las acciones pacíficas alternativas y de diferentes ámbitos que se tomen .. para la refundación del Estado Mexicano: para darle difusión y concitar la simpatía en el mundo, comprender mejor y solidarizarnos con el resto del mundo que vive esta misma agresión en sus diversas modalidades .. para develar mejor la lógica deliberada y perversa de los traidores usufructuarios de este sometimiento genocida .. Gracias, eres el primer articulista de este diario que señala el todo con claridad: la destrucción genocida de México viene de la enfermísima agresividad del poder financiero asentado en Norteamérica.

jueves, 5 de febrero de 2015

Iguala: turbio carpetazo
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 5 de Febrero de 2015.
D
esde la perspectiva delderecho penal internacional formalizado en el estatuto de Roma, fundamento de la Corte Penal Internacional (CPI) –vigente en México desde enero de 2006– y en las normas emanadas de los juicios de Nuremberg, fue devastadora la evaluación de la epidemia de ejecuciones sumarias y tortura por parte de militares y policías de México, contenida en el Informe Mundial 2015 de Human Rights Watch, que lamentó que el presidente Enrique Peña Nieto (EPN)no ha hecho incursiones significativas para acotar la corrupción y la impunidad bajo las cuales han florecido estas atrocidades.
Es un escenario de dantesca criminalidad de Estado que incluye las ejecuciones extrajudiciales en Tlatlaya y la desaparición forzada de 43 normalistas –más seis asesinados– de Ayotzinapa/Iguala, tragedia nacional cuyos parámetros y orden de magnitud se acentúan desde que en 2006 Calderón declaró la guerra al narco y luego en 2008 avaló la Iniciativa Mérida de Bush/Cheney, un dispositivo de facto de alta militarización y jugosa zanahoria de miles de millones de dólares, que no se rige por el derecho internacional ni la Ley de Tratados, ni la Convención de Palermo ni está bajo la supervisión legislativa mexicana.
La ola de violencia desatada desde que se abrió el atroz flujo ilegal de armamento de asalto de Estados Unidos hacia acá por la no-renovación en 2004 de la Ley Federal que prohíbe armas de asalto y por ilícitos como rápido y furioso, llegó a un punto de quiebre en Tlatlaya e Iguala en 2014.
Ahora, junto al anuncio del procurador de que existe evidencia suficiente para cerrar el casoAyotzinapa, EPN avala un carpetazo inadmisible: dijo que esos crímenes no pueden dejarnos atrapados, no podemos quedarnos ahí(La Jornada, 28/1/15). No es sólo un carpetazo mendaz y electorero que hiere y hiede. La desidia peñista se da en materia de crímenes de lesa humanidad de enorme consecuencia jurídica internacional. Es una acción que contrasta con el entusiasmo de lavocación norteamericana, así como la agilidad y capacidad de manejo político legislativo mostrada por EPN para consumar el incalificable despojo energético a la nación, una mutilación constitucional y una transformación legal que dejó indefensos a campesinos, indígenas, ejidatarios, pequeños y medianos agricultores ante la voracidad de las petroleras.
Igual astucia muestra para impulsar el Acuerdo Trans-Pacífico (ATP), otro asalto a la nación cocinado en el más estricto secreto que afecta la soberanía, el medio ambiente y a los consumidores. Quieren vía rápida para el ATP, olvidar Ayotzinapa y que la oposición no vote. Necesitan mayoría.
Si el ATP es grave, más lo es este carpetazo, parte de una sistemáticadesviación de poder, así calificada por el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), que define la trayectoria de denegación de justicia sistemática que se vive en el país, de una práctica de la impunidad. Es un intento de pasar la página en lo que ha sido un disimulo legal. La enormidad de la barbarie –Tlatlaya/Iguala–, se desborda hacia la CPI, por la pequeñez, la mezquindad, el desaseo, la ausencia de objetividad, el engaño, el intento de acotar la información, así como la falta de solidez científica sobre los hechos. Por fortuna la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reclasificó el expediente del caso Tlatlaya como investigación de violaciones graves a derechos humanos, mientras los dichos oficiales de una verdad histórica en el caso Iguala, a medio andar del desahogo científico/jurídico requerido, se da cuando el mundo recuerda el cierre del campo de concentración y exterminio de Auschwitz en 1945 y sabe que los crímenes de lesa humanidad no prescriben, sean contra las víctimas ahí encarceladas e incineradas o las de Tlatlaya y Ayotzinapa/Iguala, por lo que la comunidad internacional está atenta ya que, a decir del jurista de la UNAM Raúl Jiménez Vázquez, ambos casos son crímenes de lesa humanidad según el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg, la resolución 95 de la asamblea general de la ONU, los emblemáticos siete principios de Nuremberg aprobados en 1950 y la jurisprudencia emanada de otras instancias incluido el artículo séptimo que consigna las conductas constitutivas de los crímenes de lesa humanidad(Siempre, 27/10/14). Como el Estado mexicano es parte formal del Estatuto de Roma desde el primero de enero de 2006, advierte Jiménez Vázquez, a partir de esa fecha sobre él recae la obligación primigenia de prevenir, investigar y castigar las desapariciones forzadas y las ejecuciones sumarias o extrajudicialesSi las autoridades no quieren o no pueden hacerlo o realizanactos de gesticulación o simulación de la justicia, la CPI está facultada para enjuiciar a los autores intelectuales y materiales, observando el principio de la responsabilidad por cadena de mando e imponerles las penas correspondientes, incluido la prisión vitalicia. (Ibidem)

jueves, 22 de enero de 2015

Paramilitarismo, especulación y petróleo
John Saxe-Fernández, La jornada a Jueves 22 de Enero de 2015.
C
omo ocurrió con el Plan Colombia, también en México bajo la Iniciativa Mérida (IM) se detecta una proliferación paramilitar. Además de la catastrófica guerra sucia desatada en 2007, que desde Tlatlaya e Iguala cimbra la conciencia dentro y fuera del país nacional, cabe revisar los contextos financiero-especulativos y de seguridad nacional en la vital área energética: mientras 2014 terminó en Wall Street con una insensata y riesgosa desregulación financiera bajo impulso de Citigroup et al., para avalar las astronómicas apuestas de alto riesgo en derivados en general y de materia prima y petróleo/gas, en particular, neutralizando la estipulación Lincoln de la Ley Dobb-Franks, en el México de 2015 los petroprecios, pese a su desplome, se mantienen altos y aumenta el desabasto de gasolinas y diesel por operativos de grupos armados, que actúan sobre los ductos de Pemex.
El aliento de Obama a las apuestas de los grandes bancos/firmas de inversión en derivados, pasando la factura a depositantes y contribuyentes en caso de mega-desastre financiero, por el súbito colapso de los petroprecios de 60 dólares en menos de ocho meses, se relaciona en directo a su diseño militar sobre la materia prima planetaria. Ese desplome no es por el mercado pues los ataques de ISIS en Irak y Siria habrían elevado los petroprecios. La caída es por la guerra económica de Estados Unidos contra Rusia, Irán, Venezuela vía arreglos con los sauditas, arriesgando un estallido de la burbuja en derivados de gas y petróleo, con efectos tectónicos económico/militares.
Primero se dijo que las materias primas eran sólo 5 por ciento de los derivados, pero cuando en el Congreso de Estados Unidos llevaba la ventaja la oposición contra el ajuste de las leyes aprobadas para evitar otro desastre financiero como el de 2008, apareció el cabildeo de Jamie Dimon –gerente de JP Morgan Chase– y de Obama, a favor del plan de Citigroup –dueño de Banamex– que transfiere a depositantes y al fisco el riesgo de la especulación de grandes bancos de inversión: ambos sabían que las apuestas en derivados ascendían a 280 billones de dólares (BD); que 5 por ciento son 14 BD y que de estallar la burbuja petrolera de unos 3.9 BD, haría saltar por los aires a Citigroup, JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Bank of America, Wells Fargo y Morgan Stanley. Como desde 2008 esos bancos de inversión crecieron 37 por ciento y entre ellos representan 42 por ciento de los préstamos y 67 por ciento de todos los activos bancarios de Estados Unidos, el estallido se haría sentir por el planeta. Comparada con el estallido de una burbuja de derivados, esa Gran Recesión sería un paseo por el parque (Ver E. Brown ICH,20/12/14) ¿Se podrá evitar una mega-deflación global?
Por sus altos costos vinculados a salvajes ritmos de perforación ante abruptas tasas de declive de los pozos, ya los daños colaterales del colapso petrolero cubren todo el negocio shale, por lo que, por ahora, no vienen a devastar población, territorio, medio ambiente y agua. Eso no importa a los dueños de Banamex. Aquí sus apuestas ganan porque por la fuerza del FMI y el Estado (y no del mercado) se pagan los combustibles como si el barril no hubiese perdido un quinto. Para ellos el problema de la criminalización y militarización de la ordeña de Pemex derivado de su alto precio, con el correspondiente desabasto en gasolinas y diesel, es asunto menor, igual que el enorme flujo de armamento moderno y letal de Estados Unidos que, desregulado desde 2004, llega a grupos armados que proliferan y actúan en el país y sobre los ductos de Pemex.
Entre 2005 y 2012 los operativos sobre Pemex aumentaron 635 por ciento, por lo que se extiende –como en Irak y Afganistán donde están vigentes operativos tipo Plan Colombia/IM– grandes filas en las gasolineras. En los primeros días de 2015 de las 489 gasolineras en Puebla, 100 estaban cerradas por desabasto. El problema se siente, con preocupación y enfado de usuarios, empresarios del ramo y las redes sociales, en Jalisco, Colima, Michoacán, Nayarit, Zacatecas, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Querétaro, Guerrero, Puebla y Tlaxcala. Por la dependencia del transporte de personas y carga –alimentos– en la máquina de combustión interna, junto al deterioro ferroviario, los efectos sobre la economía y la canasta básica pueden ser graves. Como el costo electoral es en potencia serio, Estados Unidos salió al rescate del régimen vendiendo 100 mil barriles diarios de crudo ligero para amainar colapsos gasolineros en días clave. Recuérdese que para bajar el costo político de Tlatlaya e Iguala, el Banco Mundial dio un préstamo de 53 millones de dólares para programas sociales de conocido uso clientelar y compra de votos. Pero ¿a qué, sino un estallido social, le juega Estados Unidos cuando deja manos libres a los 25 provedores de armas de asalto hacia acá, mientras desde Pemex informan que el alza en el desabasto de combustibles se debe a que (textual) los Sistemas de Ductos están prácticamente tomados por bandas del crimen organizado y grupos armados?

jueves, 8 de enero de 2015


Iniciativa Mérida: asalto profundo
John Saxe-Fernández, La Jornada a Jueves 8 de Enero de 2015.
C
arlos Montemayor advirtió hace siete años que uno de los resultados de la Iniciativa Mérida (IM) sobre la población y la nación mexicanas sería “una catastrófica guerra sucia”. Con sensibilidad histórica y analítica este estudioso de los movimientos armados alertó sobre lo que percibió como un desmembramiento de la conciencia ciudadana, parte nodal del proceso de involución social que acompañó al arribo de una nueva clase de políticos coyunturales sin visión histórica y estratégica sometidos al espejismo neoliberal.
En repaso con Blanche Pietrich de las facturas y descalabros que ha sufrido la seguridad nacional de México en las últimas tres décadas (La Jornada10/12/07) el autor localizó con precisión quirúrgica uno de esos problemas centrales en la IM: el crecimiento de grupos paramilitares que en apariencia dejarán limpias las manos del Ejército, hasta que se salgan de control, como ocurrió en Colombia.
Para Montemayor es imprescindible hurgar en las distorsiones conceptuales de la IM, señal de que México enfrentaría más complicaciones severas que soluciones a sus conflictos internos, violencia, impunidad ante masacres, desapariciones, asesinatos, pobreza, desigualdad, hambre. La manipulación conceptual, bajo impulso de los no aclarados ataques terroristas del 11/S y de miles de millones de dólares provenientes del astronómico presupuesto del Departamento de Defensa (DoD) de EU se expresa en la adopción de nociones comoterrorismo, “narco-insurgencia”, “narco-terrorismo” etc, como eje de uno de los pilares de la nueva arquitecturapara la relación bilateral en materia de seguridad orientada, según anuncia en su sitio la delegación diplomática de EU, a crear una estructura fronteriza del siglo XXI sin abundar qué cubre el espacio del TLCAN y qué se realiza en función de la homeland security cuya traducción estricta no es seguridad interior, como suele hacerse, sino seguridad del suelo patrio, noción con reminiscencias no muy gratas del lenguaje nacionalsocialista, adoptado por Bush/Cheney.
Nótese que homeland securityenfatiza tanto la dimensión de seguridad como la geográfica y que la IM se coloca en el espacio-TLCAN en el que opera el Comando Norte del Pentágono creado a raíz del 11/S, que adiestra, corteja y da línea a los altos mandos de México y Canadá. La opacidad jurídica que acompaña a la IM, un diseño geopolítico analizado por José Luis Piñeyro y Carlos Fazio, es de relevancia mayor. EnTerrorismo Mediático (2013) y otros escritos, Fazio documenta que al ser interrogada Patricia Espinoza entonces secretaria de Relaciones Exteriores, por diputados que pidieron acceder al documento de la IM firmado con EU –¿quién lo firmó, qué compromisos se aceptaron y su fundamento jurídico? Respondió que no hay documento firmado. No es un tratado internacional; es un documento que refleja el compromiso de ambos gobiernos de trabajar de manera conjunta. Ante la insistencia de senadores Espinoza habló de un compromiso políticoun acuerdo de voluntades… que no contiene obligaciones regidas por el derecho internacional. Por tanto, no se trata ni de un tratado que deba ser sometido a la aprobación del Senado (mexicano) ni un acuerdo interinstitucional, como lo define la Ley de celebración de Tratados.
Fazio nos recuerda que la IM fue definida por Tony Garza, embajador de EU en México, como el proyecto más agresivo jamás impulsado (por el gobierno de EU) en el Hemisferio Occidental. Hoy la Casa Blanca nos dice que la IM es un capítulo histórico anteamenazas a los ciudadanos en ambos lados de la frontera. Al ser definida la IM como capítulo histórico en lo fronterizo y en asuntos de seguridad parece ser una suerte de Tratado de Guadalupe Hidalgo II, solapado. Recuérdese que el Tratado de 1848 lo ratificó el senado de EU no sin gran oposición de quienes, bajo una versión elástica del destino manifiesto, querían aprovechar la oportunidad para apoderarse de todo México.
Hoy también y sin sanción legislativa aquí, ya que la homeland security de la IM incluye la creación de fronteras Siglo XXI en el espacio político-económico-militar del TLCAN-Comando Norte. Allan Bersin, alto asesor del Department of Homeland Security dijo en 2012 que (textual) la frontera de Guatemala con Chiapas, México, es ahora nuestra frontera sur(sic). Como eso viene con presupuestos,hechos y directrices, es de rigor, como advierten expertos en derecho internacional, una respuesta contundente del gobierno mexicano, porque existe la figura de aquiescencia: la aceptación tácita de hechos que puede convertirse en norma jurídica.
En medio del desastre de Tlatlaya y Ayotzinapa, que ya cimbra la conciencia ciudadana, la IM ¿capítulo histórico en materia de seguridad y frontera carente de legitimidad y legalidad en México? La IM es una gran catástrofe humana, un agravio y un asalto profundo a la nación. ¡Debe cancelarse!

jueves, 11 de diciembre de 2014


Iguala e Iniciativa Mérida
John Saxe-Fernández, La Jornada, Jueves 11 de Diciembre de 2014.
L
a desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y las ejecuciones extrajudiciales de Tlatlaya desnudan la barbarie, crisis político-constitucional y rampante ilegalidad que acompaña a la militarización del combate al crimen organizado o al terrorismo. Apoyada por el Pentágono y la Iniciativa Mérida (IM) esa militarización se expresa en guerra irregular con espionaje, contraespionaje, fuerzas especiales y contrainsurgencia ante un enemigo interno que operaentre los civiles, como dice el Pentágono, asignando a las Fuerzas Armadas de México tareas de represión interna, sin mayor efecto sobre lo que dice querer erradicar.
Más que campañas desinteresadas se trata de diseños de intervención/ocupación adosados con miles de millones de dólares de la IM para, con aval oligárquico, infligir brutales operativos de terrorismo de Estado, con miras al desalojo poblacional en regiones y territorios de interés por sus mercados, cultivos y/o riquezas naturales.
Datos publicados en noviembre por el Instituto de Economía y Paz muestran que la guerra antiterrorista de Bush/Cheney luego del 11/S fracasó al menos en su supuesta intención de eliminar o reducir el terrorismo. Las metas reales se centraron en la erogación de 4.4 billones de dólares en Afganistán, Irak y otras naciones (The Guardian18/11/2014), a favor de contratistas, petroleras y firmas bélico-industriales que lucraron con una estabilización fundada en un generalizado terrorismo de Estado repleto de prisiones clandestinas, controles policiales, torturas, allanamientos nocturnos acompañados de asesinatos y de un programa dereconstrucción que nunca benefició a la población afgana o iraquí, sino a los grandes contratistas.
Antes de lanzar la guerra contra Irak como parte de la guerra al terrorismo, Eliza Manningham Buller, entonces encargada del servicio de inteligencia británico le advirtió al primer ministro Tony Blair, socio de Bush en esa sangrienta aventura, que la guerraaumentaría la incidencia del terrorismo. Así fue. Desde el 11/S y las agresiones contra Afganistán e Irak, se quintuplicaron las bajas por ataques terroristas. Las metas de Estados Unidos y Londres eran otras, más orientadas a los negocios y al acceso de sus firmas al gas y petróleo iraquí. Así lo comprobaron mil minutas secretas del gabinete de Blair y otros documentos desclasificados, analizados por Greg Muttitt en Fuel on the Fire (2012).
Aunque la militarización de las tareas de seguridad pública desemboca en enormes tragedias humanas, Estados Unidos y sus aliados en América Latina tipo Álvaro Uribe, Felipe Calderón o Sergio Massa (del derechista Frente Renovador en Argentina) no quitan el dedo del renglón. Hace poco Agustín Rossi, el ministro de Defensa de Argentina, rechazó una iniciativa de ley para autorizar el derribamiento de aviones en un supuesto combate contra el narcotráfico o el llamado crimen organizado con el argumento de que la propuesta es una pena de muerte sin juicio previo. Este rechazo a legalizarejecuciones extrajudiciales viene de la percepción en Argentina y mundo, sobre la severa crisis humanitaria y política por la militarización del combate al narco en Colombia y México (Stella Calloni, La Jornada, 20/11/14 p.27).
En verdad para La Convención de Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus Protocolos (Convención de Palermo) el uso de la fuerza militar es la última instancia y sólo en caso de necesidad extrema, pero es la primera opción del Pentágono para el desembolso de miles de millones de dólares de la IM, desatendiendo asuntos modales como el consumo de drogas en Estados Unidos, el lavado en su sistema bancario, el flujo de armamento de asalto de Estados Unidos hacia grupos armados en México, la impunidad, corrupción o enriquecimiento patrimonial de servidores públicos.
Rossi fue claro: “(N)o es la militarización para combatir ni tomar el fusil para matar narcos, el modelo de seguridad que nosotros queremos” declarándose contra el uso de la fuerzasin control de legalidad porque, cuando se abre esa puerta (de militarizar) después cuesta muchísimo cerrarla(ibidem). Es una advertencia que cala profundo en la UNASUR y debe hacerlo de polo a polo. Pero es la puerta que Estados Unidos quiere abrir con el Plan Colombia y la IM como modelos para recomponer su dominio hemisférico, que también incluye al sur del Bravo, el cabildeo y espionaje –de la NSA– a la cúpula político-militar y empresarial, el despliegue de bases y de la Cuarta Flota.
Patricia Espinosa, ex secretaria de Relaciones Exteriores, explicó al Congreso que de la IM (N)o hay documento firmado. No es un tratado internacional.
Los más de 120 mil muertos y 32 mil desaparecidos por la guerra al narcolanzada por Calderón/Bush y continuada por Obama/Peña ayudan a explicar por qué la IM es un arreglo de facto que no se rige bajo el Derecho Penal Internacional ni bajo las leyes y la Constitución. La IM configura un crimen de Estado.