viernes, 14 de febrero de 2020

T-MEC: Claudicaciones neoliberales
 
 
Plagada de claudicaciones tipo Estado vasallo, la negociación del T-MEC acarrea grave riesgo para la independencia y soberanía de la nación mexicana, en especial para la población más vulnerable. El combate a la pobreza y a la violencia es tarea central de la cuarta transformación (4T) en curso, tanto como el rescate histórico del sector energético, colocándolo de nuevo en función del interés público nacional por su carácter estratégico. Tal y como fue negociado por Peña Nieto el T-MEC contiene 90 por ciento del TLCAN más un conjunto de claudicaciones inadmisibles que colocan en riesgo a la nación.
El tratado contiene ausencias que ameritan atención, tanto en materia climática como de precaución ante otra crisis financiera. Es necesario recuperar las evaluaciones y críticas disponibles ante lo que es un instrumento de alta protección a los intereses de las grandes corporaciones estadunidenses, en detrimento de la población más vulnerable y pobre, en especial en zonas de riqueza mineral y de combustibles fósiles no convencionales, por el fracking de alta toxicidad y en el acceso y gestión general de los abastecimientos y servicios del agua potable, un derecho humano y no una mercancía más.
La doctora Josefina Morales del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, en varios trabajos advierte que el capítulo 13 del T-MEC, sobre el gobierno y la administración pública, abre plenamente toda la actividad pública, cuyo presupuesto representa más de la quinta parte del PIB: compras gubernamentales, adquisiciones de bienes y servicios y la construcción de obra pública, en particular, los proyectos de infraestructura. La investigadora hace referencia a las asociaciones público-privadas, que, como lo he indicado en varios estudios, son mecanismos financieros de extracción de riqueza de lo público a lo privado, diseñados por el Banco Mundial. (Según Stiglitz el Departamento del Tesoro de EU es dueño de 51 por ciento de ese banco).
Así, el T-MEC abre la participación del capital extranjero de EU en las compras gubernamentales. Además, advierte Josefina, en el capítulo 33 se pierde autonomía en materia de control de la política monetaria. Y como lo indiqué en Agresión unilateral y guerra ( La Jornada, 25/10/18, https://bit.ly/31VgwXF) queda consignada la intención de transformar a México en provincia de la América del Norte (como dijo el fino personaje al mando de EU) como se puede inferir de la cláusula 10 del artículo 32 del T-MEC rematando con lo que la doctora Morales percibe con sustento documental como el control de EU de la política monetaria. Ahí se pierde autonomía, (capítulo 33). Entre otras ausencias, la investigadora comenta que en el capítulo de comercio digital no se garantiza la protección de datos; se crean dificultades para la elaboración de genéricos y tampoco se protegen los productos culturales.
Noam Chomsky advirtió que el T-MEC es un tipo de instrumento, de alto proteccionismo, da un abrigo sin precedente, con apoyo del poder estatal, a favor de grandes conglomerados. Para los socios de EU es un tratado de reglas y protecciones anheladas por sus altos cabildos (T-MEC ¿más agresión unilateral? La Jornada, 6/6/2019, https://bit.ly/31QgBMi). Desde este proteccionismo, en sólida reflexión de Manuel Pérez Rocha Loyo es que el T-MEC lejos de priorizar los derechos humanos y los derechos de la naturaleza sobre los derechos corporativos, perpetúa los poderes excesivos de las corporaciones contaminantes que seguirán impactando a comunidades mexicana amenazadas por proyectos de industrias extractivas incluyendo el petróleo, la minería y el gas.(Brújula Ciudadana, Año 12, núm. 114, enero 2020).
En el trabajo de Pérez Rocha queda claro que el T-MEC vulnera de manera tajante un principio esencial del derecho internacional: la igualdad jurídica de los Estados. En el capítulo 14 de inversiones se pasa de un régimen único de protección de inversiones bajo el capítulo 11 del TLCAN a tres regímenes distintos para el arbitraje en inversiones en América del Norte. A continuación Pérez Rocha los describe: “1) un régimen para EU y Canadá en el que el arbitraje de inversionista-Estado desaparece y la solución de disputas se limita a los tribunales nacionales o locales, o mecanismos de Estado a Estado…(muchas reglas de protección de inversiones quedan igual);
2) otro régimen para México y EU donde persisten las disputas de inversores contra Estados, específicamente para contratos gubernamentales cubiertos relacionados con los amplios sectores de petróleo y gas, generación de energía, telcomunicaciones, transporte e infraetructura, los cuales siguen estando sujetos a todas las protecciones originales del capítulo 11 del TLCAN;
3) y otro entre Canadá y México, no bajo el T-MEC, sino del llamado Tratado Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico, basado por completo en el antiguo capítulo 11 del TLCAN que incluye todos los sectores incluyendo a la destructiva minería”.
www.jsaxef.blogspot.com
Facebook: JohnSaxeF

jueves, 30 de enero de 2020

4T: Fracking: la cruda realidad
F
racking: de la Cuenca de Burgos en el norte de México a Vaca Muerta, en Neuquén, Argentina (más las arenas bituminosas de Alberta, Canadá) es la ruta tóxica de los fósiles extremos de altos riesgos para la población que la gran banca deja a un lado en favor de poderosos intereses de EU y de otras potencias. No tan de paso menciono que ya, desde el Comando Norte, el Comando Sur y el Comando África el Pentágono ante la alta conflictividad por la desigualdad y pobreza extremas que imperan y por los estragos climáticos gestores de vastos desplazamientos migratorios en curso, instala más bases y militariza la periferia, con zonas de desalojo poblacional donde hay agua, yacimientos minerales, petroleros, de gas, litio y forestas, bajo jurisdicción de Estados en vías de desarticulación a la usanza de una presidencia imperial hoy bajo el supremacismo blanco de EU que inspiró las leyes raciales nazis.(Whitman, 2017, Hitler’s American Model Princeton)
Desde ese epicentro de poder se decidió el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, presidente constitucional de Honduras en 2009, Dilma Rousseff, Brasil (2016) y el de Evo Morales en Bolivia (2019) para abrir espacios a los monopolios de EU militarizando las Américas, mientras se alienta en Vaca Muerta –con impulso de los centros financieros y endoso participativo de las voraces lumpenburguesías domésticas– un extractivismo de combustibles fósiles extremos vía la técnica del frackingque, como lo documenta Maristella Svampa para el caso de Vaca Muerta, es de tipo contaminante y depredatorio, que colisiona con las necesidades de un planeta marcado por el cambio climático. Ver De la promesa eldoradista a la cruda realidad de los impactos, Fractura Expuesta N.6, 2019 (opsur.org.ar) .
Con tino, Svampa resalta y recuerda que vivimos en un escenario civilizatorio inédito y desafiante, a partir del cual cualquier esquema de transición energética exige el urgente remplazo de las energías contaminantes por energías limpias y renovables, como también nos confronta con la necesidad de reducir el metabolismo social (producir con menor cantidad de materia y energía).Después de aludir a la contaminación del agua, la contaminación atmosférica, la lubricación de fallas sísmicas y los escapes radiactivos del fracking detectados en centro y periferia, la autora menciona la histórica dificultad de amplios sectores de la dirigencia política y económica por superar una visión productivista y primario-exportadora del desarrollo y consolida el rechazo a pensar escenarios de transición energética, basados en las energías limpias y renovables ( ibidem).
Es claro que es una visión alentada en América Latina al más alto nivel por el sometimiento corrupto de altos cargos a la condicionalidad cruzada (macro-económica y por rama) atada a toda línea de crédito del FMI/BM-BID. La aspiración privatizadora de los entes bancarios de EU, vía asociaciones público-privadas, se centra en “abrir “mercados o sectores nacionales, empresas y servicios públicos (electricidad, ferrocariles, gestión del agua, recursos naturales y petróleo) al big oil, asignadas en listas. Joseph Stiglitz, el ex economista en jefe del Banco Mundial, dijo al periodista Gregg Palast que los líderes nacionales liquidan alegremente sus empresas de electricidad y de agua. “Podías ver cómo se les abrían los ojos ante la posibilidad de una ‘comisión’ de 10 por ciento, pagada en cuentas suizas, por haber bajado unos cuantos miles de millones del precio de venta de los bienes nacionales. (gregpalast.com). Stiglitz dice que el ajuste estructuraldebe llamarse sobornización: facilita el traspaso de riqueza pública a favor de los privados de dentro y fuera.
¿Debacle de la revolución shale? Según Nick Cunningham Oilprice.com11/Dic/ 2019 el anuncio de que Chevron amortizaría 11 mil millones de dólares con activos vinculados al desplome del gas natural de los Apalaches es una advertencia a la industria del petróleo. Anuncios de empresas de servicios para la fracturación no pasan inadvertidos: Halliburton reduce a 22 por ciento su equipo para el fracking. Igual Schlumberger; despide a mil 400 y retira 50 por ciento de su equipo. En dificultades: Antero Resources, Chesapeake Energy, EQT, R. Resources y Southwestern Energy.
Faceboo: JohnSaxeF

4T: Riesgos existenciales. Magnitudes
P
or sus características geopolíticas y geoeconómicas Oriente Medio es –junto a las amenazas acumuladas por la expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia advertidas por George F. Kennan– otra región propensa a generar escenarios de intensificación bélica de Tercera Guerra Mundial (TGM). Así lo han advertido líderes involucrados y especialistas en contingencias de ese tipo, desde Fidel Castro, Noam Chomsky, Robert McNamara y Daniel Ellsberg, a Michel Chossudovsky y Michael Klare. Lo que se vivió y vive luego del asesinato de Qasem Soleimani fue y es hoy una operación imprudente y peligrosa por su potencial de intensificación bélica que por lo complejo del contexto geopolítico y geoeconómico, además de lo étnico-religioso, cultural y de guerras y estado de excepción post 11/S del pasado reciente y lejano, es del tipo TGM. Eso lo sabe el que lanzó la tea al arsenal nuclear con tendencia electorera y omnicida.
Soleimani era el líder más importante de Irán después del ayatola Alí Jamenei, con enorme carisma en el mundo musulmán en una región donde está la mayor reserva de petróleo convencional y no convencional, con una vasta infraestructura petrolera y gasera que alimenta la economía global, lo cual se detecta en la volatilidad de los precios del crudo al ritmo de los eventos que se despliegan en esa región, mientras se calienta el planeta a niveles catastróficos con la devastación de flora y fauna como en Australia, donde se han calcinado ¡un millón de animales!
Sobre los riesgos de guerra nuclear, conviene al público y a los universitarios de México (frontera norte de América Latina con EU), tener presente que la comunidad científica mundial, en especial la Union of Concerned Scientists (UCS) advierte sobre los riesgos de colocar cientos de ojivas nucleares en despliegues balísticos y antibalísticos intercontinentales y de otros alcances, en condición de alerta máxima ( hair-trigger alert) lo que en tiempos de crisis aumenta los riesgos de lanzamientos por error, accidente, equivocación o no autorizado https://www.ucsusa.org/resources/what-hair-trigger-alert. En el reciente conflicto EU-Irán ya se registró un lanzamiento iraní de ese tipo contra un avión civil. No son hechos infrecuentes en los arsenales nucleares, según documenta la UCS, por lo que conviene revisar su propuesta para aminorarlos en: https://www.ucsusa.org/resources/reducing-risk-nuclear-war. No es asunto unilateral. Ambos gobiernos, EU y Rusia, tendrían que acordar el modus operandi para desactivar la alerta máxima.
A esta condición se agregan en el escenario del Golfo Pérsico los factores que tienden a aumentar los riesgos relacionados con la reserva petrolera. Como apunté en otra oportunidad ( La Jornada, (3/10/2002) (https://bit.ly/35QwUsU) las amenazas de intensificación bélica por la volatilidad de la zona, la especulación financiera, los vaivenes geopolíticos, la posibilidad de una devastadora guerra regional provocada por un tercero, etcétara, ocurre en un orden de probabilidad que preocupa a militares y políticos de EU y Rusia, encargados del manejo de poco más de 90 por ciento del arsenal nuclear. También debería preocupar a la sociedad, a la comunidad académica de México, por nuestra cercanía geográfica a EU y a su unilateral intención de lograr la supremacía energética recetándonos el tóxico fracking –rechazado por AMLO–, para abastecer al mundo desde un resurrecto Plan Puebla-Panamá con combustibles fósiles shaley minerales.
Para los analistas militares de EU los campos petroleros del Golfo Pérsico son un polvorín geoestratégico. Sólo Arabia Saudita tiene más de 800 pozos conectados por más de 4 mil 800 kilómetros de oleoductos. El perímetro alrededor de sus cinco pozos principales comprende un área de 16 mil kilómetros cuadrados. Se extienden en regiones de miles de kilómetros cuadrados y cada uno incluye un conjunto de instalaciones y unidades: pozos, estaciones de separación del gas y petróleo, plantas estabilizadoras, plantas de inyección de gas y agua, oleoductos, estaciones de bombeo, tanques, refinerías, plantas de generación e instalaciones portuarias. Se trata de complejos interdependientes en los que cualquier unidad con problemas puede afectar la operación total; son muy vulnerables. Los efectos de su parálisis serían devastadores y precipitantes de tipos de intensificación bélica inesperados y/o incontrolables.
La complejidad del escenario y los problemas y retos al funcionamiento de un complejo que abastece a la economía global con energía, son inmensos dada esa vulnerabilidad, a la que ahora se agregan los gases de efecto invernadero de los combustibles fósiles, CO2, metano, etcétera, que calientan al planeta a niveles de aniquilación de la biodiversidad, como en Australia.
Coda: La mesura y el apego de la diplomacia mexicana a sus principios y los del Consejo de Seguridad de la ONU durante la crisis por el asesinato de Soleimani, hablan de su valía para la paz.
Facebook: JohnSaxeF

jueves, 2 de enero de 2020

4T riesgos existenciales. Magnitudes (I)

Estados Unidos y Rusia están en colosal peligro de conflicto advirtió hace pocas semanas Mijail Gorbachov, el último presidente de la URSS. También se pronunció por abolir las armas nucleares .¿Tiene que ver esto con México y la 4T ? ¡Desde luego y mucho! Es desde una iniciativa mexicana concebida y gestionada por el embajador Alfonso García Robles que se gestó y formalizó el 14 de febrero de 1967 el Tratado para la Proscripción de armas nucleares en América Latina y el Caribe, también conocido como Tratado de Tlatelolco, firmado en el barrio de Tlatelolco, entonces sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Por su concepción y exitosa gestión don Alfonso recibió el Premio Nobel de la Paz de 1982. Esa vez la Academia Sueca no se equivocó como con Kissinger y sus crímenes de guerra quien ahora reconoce que la multipolarización acabó con eso de EU nación indispensable.
Según García Robles la Declaración Conjunta de Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México del 29 de Abril de 1963, llevó a un acuerdo latinoamericano que transformó la región entre el río Bravo y la Patagonia, en zona desnuclearizada que contribuye a disminuir los peligros que amenazan la paz del mundo (anunciando formalmente que sus gobiernos estaban) dispuestos a firmar un acuerdo multilateral latinoamericano por el cual los países se comprometerían a no fabricar, recibir, almacenar ni ensayar armas nucleares o artefactos de lanzamiento nuclear. (citado en Cien años de política exterior mexicana, de Mendoza Sánchez J., México, Grupo Editorial Cenzontle, 2014, p 134) un libro que va bien con Así nos ven, Booket, México, 2019 en que Dolia Estévez ofrece valiosas entrevistas con los embajadores de EU en México.
Gorbachov invita a detener una guerra del juicio final como la llama Daniel Ellsberg en The Doomsday Machine (Nueva York,Bloomsbury, 2017) que importa a la 4T en un ambiente posterior al 11-S muy volátil por guerras y diseños militares que se registran en los cuatro rincones del planeta. Afganistán, Irak, Siria, Libia, diplomacia de fuerza de EU contra Irán, Cuba, Venezuela, Rusia, China, desate de guerras irregulares bajo rótulos de “guerrra al narco o contra el crimen organizado”, etecétera, con altas tasas de violencia. México es la segunda nación más peligrosa para el ejercicio del periodismo y observa tasas de mortalidad por violencia armada como en naciones en guerra.
El estallamiento de la “guerra al narco” en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) me lleva a revisar aspectos cruciales de la relación bilateral cuando Carlos Pascual fue embajador de EU en México (2009-2011). Estévez consigna que Pascual fue sugerido a Barack Obama por Hillary Clinton. “(E)s un experto… con probada experiencia en coordinar y canalizar la asistencia estadunidense en países en transición de Europa y Eurasia. La encomienda central de Pascual en México era administrar la Iniciativa Mérida, (IM) el paquete de ayuda antinarcóticos de EU por mil 400 millones de dólares.”(Dolia Estévez, p. 207). Lejos de ayuda, la IM abre al accionar diplo-militar de EU esferas sensibles de la seguridad y de la ecuación civil-militar. Según la oficialidad de EU la IM incidió en la transformación de la hipótesis de guerra de México, de escenarios ante un enemigo externo, a hipótesis donde el enemigo es interno y opera entre civiles, de ahí la masacre todavía en curso. Llama la atención que mientras se realizaban operaciones de contrainsurgencia bajo el manto de la guerra al narco, prosigue un creciente flujo de armas de asalto de EU hacia México, ilegales acá, luego que, en 2004, durante el sexenio de Fox, feneció la prohibición federal de EU para la comercialización de armas de asalto. También prosiguió el lavado de dólares en sus bancos.
Nada más interesante que los antecedentes y la síntesis que ofreció Hillary Clinton, entonces secretaria de Estado de Obama, cuando le sintetizó a Carlos Pascual la naturaleza de su misión como embajador en México. Parece un asalto multidimencional desde la administración de los mil 400 millones (poderoso caballero es…) y como con el resto de las fuerzas armadas latinoamericanas, de programas de adiestramiento y visitas a EU cuidadosamente elaboradas para los altos mandos y sus familias, que EU impacta en una ecuación que incluye a quienes manejan instrumentos esenciales del Estado mexicano. La diplomacia de EU se centra en incidir en la relación bilateral en materia no sólo militar. También en otras dimensiones de seguridad.
Coda. Clinton le habló a Pascual sobre su misión en México como “un desafío enorme… que compete a todas las dependencias del gobierno federal. Necesitamos a alguien que tenga la experiencia de haber trabajado en la coordinación de un amplio número de agencias y creemos que eres la persona indicada para el puesto”, pues se trataba de unir e integrar muchas y diferentes partes del gobierno en un marco estratégico que tuviera sentido.

viernes, 20 de diciembre de 2019

4T y las inmensidades del siglo XXI
S
i bien es cierto que, como dice AMLO en relación a la 4 T, lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer–Gramsci–, mucho pende de la inteligencia política en el manejo de lo que se configura a nivel planetario como una catastrófica emergencia climática, aunque ya desde hace más de 60 años los altos círculos del capital fósil están enterados por sus propios investigadores y por la comunidad científica mundial de la devastación bioclimática que se anida en los combustibles fósiles. Desde México y su 4T téngase presente la inmensidad que en ese contexto se despliega la abismal asimetría que enfrenta el país ante Estados Unidos bajo el negacionismo climático del gobierno de Trump, quien junto a los grandes emisores de los gases de efecto invernadero (GEI) en disputa hegemónica, se opone, en lugar de liderar, a regular y frenar los GEI haciendo a un lado las advertencias de la ciencia.
Ahora el problema para México está en el uso del T-MEC para una todavía más riesgosa y devastadora ambición de supremacía energética por la vía de altas inversiones en combustibles fósiles no convencionales de sus vecinos por medio de la fractura hidráulica ( fracking) en EU y en México, y la explotación de arenas bituminosas en Canadá. Tal parece que las cosas se acomodan en dirección a ese diseño. Se trataría de agregar unos 60 mil pozos en cuencas shale de México con una noción de supremacía energética, motorizada por Trump usando diversos mecanismos que van desde el T-MEC, hasta un memorando de entendimiento, que según el calendario oficial debe formalizarse este diciembre de 2019 (ver adelante), hasta nociones que atraen a Trump, como el BEAN (Bloque Energético de la América del Norte), propuesto por Rick Perry, secretario de Energía y sucesor de Bush como gobernador de Texas. Por ello es necesario atender los riesgos de la asimetría, así como la alerta dirigida a México por la economista María L. Ramos Urzagaste, quien entre otros puntos, advierte que el T-MEC define procedimientos judiciales para evitar la divulgación de secretos comerciales de las trasnacionales en casos de litigio con el respectivo Estado (T-MEC, craso error, La Jornada 20/6/2019). Ramos indica que, eso le vendrá muy bien a los contaminadores. Estarán protegidos de no difundir información de los químicos que utilizan. Los intereses del fracking estarán de plácemes.
Ya estamos advertidos de que ni en materia laboral, recursos naturales y muy especial en asuntos energéticos, ni Trump ni el big oil dan patada sin guarache. Al momento de escribir esta nota ya estaría formalizándose por medio de instrumentos financieros el diseño energético de EU al sur del Bravo, de la Cuenca de Burgos al norte de México hasta Vaca Muerta en Neuquén, Argentina. Ya Ana Langner en Busca EU pactar con México un plan para financiar energéticos informó ( La Jornada 14/12/2019) que el gobierno de EU contempla “entablar negociaciones para la formalización de un memorando de entendimiento para sumarse a la iniciativa estadunidense de Crecimiento económico de América (el término América se refiere sólo a Estados Unidos), que habría de ser presentada oficialmente en Washington el martes 17 de diciembre, según lo comunicó Mauricio Claver-Carone, asesor del gobierno de EU.
Es necesario tener presente que la unanimidad y precipitación legislativa a favor del T-MEC, en el contexto de una abismal asimetría multidimensional con EU, abre espacios de alto riesgo para la 4T en dos de sus metas esenciales: primero, la solidaridad intergeneracional en lo referido a la herencia climática que se deja a las generaciones más jóvenes y futuras, y segundo, la amenaza que representa la fractura hidráulica para la población mexicana más pobre y vulnerable: aquella que vive en regiones y localidades cercanas a sus valiosos recursos naturales, algo semejante a los efectos nocivos contra la población, la fauna y la flora de la minería a cielo abierto. AMLO ya presidente reiteró el no al fracking. No está solo. Le acompañan millones en México y más allá, en decenas de ciudades, condados y estados de EU y el más amplio sector de la comunidad científica.
Es un rechazo basado en los riesgos bioclimáticos de la explotación de combustibles fósiles reforzado por datos sobre los efectos del fracking aun a distancia, en fetos y en la salud humana, contaminación del agua, del aire, impacto cada día mayor sobre el calentamiento global. Las fugas de metano del Ártico crecen y acentúan en el este de Siberia.
Coda: Por la inclusión de EU en el T-MEC, éste sería emulado automáticamente por los centros del capitalismo que compiten entre sí. Para Trump la política energética de México es parte de la disputa global por él alentada (con China, por ejemplo) para promover el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales como ingrediente de una cataclísmica supremacía energética.
Facebook: JohnSaxeF

jueves, 5 de diciembre de 2019

Transición hegemónica a río revuelto
L
a instauración de lo diplo-militar, instrumento golpista en el arsenal de la diplomacia de fuerza de Estados Unidos (EU,) fue ahora usado contra el gobierno de Evo Morales. EU actuó contra el uso soberano del litio y el resto de los recursos naturales que el gobierno depuesto posicionó como bienes nacionales, parte de una proeza mayor, anticolonial, de la República Plurinacional de Bolivia. Este tipo de sucesos se acentúan a río revuelto, es decir, con un EU en pleno unilateralismo agresivo, apretando tuercas en la región, en medio de una vasta crisis de sucesión hegemónica con una potencia nuclear con despliegues balísticos intercontinentales , ahogado en el consumo de combustibles fósiles, con alta y riesgosa hostilidad hacia China, nación asiática que ya cuenta con el mayor despliegue de electromovilidad del mundo. Lo que realiza, como ilustra con creces Antonio Gershenson, por la vía de ferrocarriles eléctricos de alta velocidad que ya operan en el vasto mundo económico, político y estratégico de Eurasia, donde también incide el poderío nuclear y de balística intercontinental de Rusia.
La acentuación del unilateralismo agresivo comercial y bélico de EU contra China, Alemania, Francia, Rusia y la Unión Europea (UE), sustenta al dicho de Macron de que la OTAN padece muerte cerebral.
Como para agriar más las ásperas relaciones transatlánticas, la industria automotriz alemana fue declarada por Trump problema de seguridad nacional en el contexto de 38 mil tropas de EU desplegadas en Alemania en varias bases instaladas luego de la Segunda Guerra. Sudha David-Wilp, integrante senior de la academia Transatlántica dijo a la prensa que el pesimismo alemán sobre la relación con EU en gran medida se debió al comportamiento de un líder que en simultáneo demandó que los alemanes aumentaran el gasto militar mientras amenazaba a la industria germana con aranceles (Adam Taylor, The Washington Post, 25/11/19).
Para Wilp el presidente Trump es una amenaza existencial para Alemania, tomando nota que previas encuestas del Centro de Investigaciones Pew habían mostrado con certeza que Trump había caído de 93 a 10 por ciento de aprobación en sólo un año.
El deterioro de la relación de EU con Alemania, principal potencia económica de la UE viene de tiempo atrás, cuando el país no apoyó a EU en su brutal invasión en pos del petróleo de Irak en 2003; también afecta el espionaje de EU contra Merkel, y las diferencias en perspectiva de la opinión pública ya que los alemanes, dice David-Wilp, tienden a ser más atentos y estar al día, mientras sus contrapartes en EU se piensan como si fuesen el centro del universo. ( Ibidem).
Los sucesos que cimbran América Latina son respuestas y exigencias luego del despojo de bienes nacionales y precarización del trabajo. Es hora de frenar esa inadmisible superexplotación de la naturaleza del trabajo.
Que en todo esto la derecha latinoamericana no dé pie con bola es posible debido a una intensa ideologización que desfigura datos y procesos. En el caso de México es notable la torpeza o sometimiento de Felipe Calderón a EU. No sólo desató “la guerra al narco”, sino que además propició la abrogación de la Ley de Neutralidad (instaurada por Lázaro Cárdenas) que prohíbe la presencia de tropa y equipo militar extranjero en puertos, aeropuertos o fondeaderos en cielo, tierra y mares bajo jurisdicción nacional.
Estos cambios tectónicos ocurren en medio de una agravante y catastrófica emergencia climática de profundo impacto para la 4T, que analizaré después. El lunes 2 de diciembre António Guterres, secretario general de la ONU alertó de una catástrofe si no se actúa ya, y con determinación, sobre las causas del cambio climático con especial énfasis en la reducción de los gases de efecto invernadero.” (Armando G. Tejeda, La Jornada 3/12/19).
En realidad es un colapso climático capitalogénico (CCC), Guterres enfatizó que la única manera de reducir la temperatura global es limitar los combustibles fósiles. Si no, acabaremos en una situación catastrófica. Estas palabras deben ser meditadas al sur del río Bravo: mucho está en juego. En especial ya que las señales no se pueden ignorar, advirtió e insistió en que las decisiones importantes se tienen que tomar ya.
Con suficiente y alarmante sustento científico, Guterres recordó que Los datos más recientes de la meteorología mundial han revelado que hemos llegado a límites impensables. Nos hemos pasado, y muchísimo. Las señales no se pueden ignorar, los pasados cinco años han sido los más calientes que se hayan documentado. Hay desastres climáticos más extremos; huracanes, sequías, inundaciones, incendios, se derriten los casquetes polares, la Antártida se reduce tres veces más rápido de lo previsto.
Facebook: JohnSaxe

viernes, 22 de noviembre de 2019

Evo y el litio boliviano

El mundo ingresó a una transición hegemónica –quien va a estar a cargo ante la catástrofe bioclimática y ecológica en curso– en la que el uso de los combustibles fósiles, desde mediados del siglo XVIII a la fecha, deberá sustituirse drástica y prontamente. En el orbe hay mil 500 millones de motores de combustión interna, por lo que urge la electro/movilidad. En este tránsito el litio juega un papel nodal. Es ingrediente sine qua non para construir las baterías. Y sin ellas no hay coche, autobús, camión o maquinaria pesada eléctricos. Este es un ítem esencial a esta transición hegemónica.
En todas las otras, la guerra entre potencias centrales fue el árbitro último. Con el arma termonuclear y de balística intercontinental, ese método acabaría con la vida.
En menos de una década es necesario abatir las emisiones de gases de efecto invernadero y transitar a un contexto de electromovilidad. En este proceso el liderato indígena y visionario del presidente Evo Morales ha sido esencial. Ya elaboró instituciones y contratos con empresas chinas y alemanas para proteger los intereses de su patria. Es a él a quien el gobierno mexicano, en la mejor expresión del derecho de asilo, le salvó la vida ante un golpe de Estado imperial violento y regresivo. El uso de dispositivos diplomilitares se realiza con embajadores de Estados Unidos coordinados por Michael Kozak, experto en golpes con propensión a la violencia, según AP, y quien llegó al puesto de subsecretario interino de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.
Las agencias: CIA, inteligencia Militar (DIA), DEA y USAID son parte de todo el enjuague burocrático de seguridad nacional.
El golpe contra el gobierno de Morales expresa, por enésima vez, la inoperancia histórica de la clase gobernante de EU y su desconfianza en la mano invisible del mercado. Prefiere el puño visible de la diplomacia de fuerza ¿hacia el rompimiento de contratos de Bolivia con China y Alemania cuya alianza electro-móvil es fuerte?
Para arrebatarle al pueblo su litio, ellos y su oligarquía cómplice botan al gobierno del MAS en la vanguardia de la acción política regional. EU va por lo regresivo, torpe y entreguista, repleto de racismo y regresiones que ya Enrique Dussel captó como pocos con Aristegui. Nada es tranquilizante para la paz regional y mundial, en un medioambiente de competencia inter-capitalista en pos de la hegemonía sobre el próximo patrón de acumulación.
El uso del unilateralismo agresivo en lo bélico y comercial es precipitante de guerra general.
Se lo recordó Evo a Trump en histórico discurso en la ONU, donde advirtió sobre los riesgos existenciales del creciente colapso eco-climático y de biodiversidad, así como del armamento nuclear y lo riesgoso de la unilateralidad bélico/comercial que tipifica la política exterior de EU.
El uso de instrumentos de intervención estatales y militares para compensar desventajas económicas han sido causa mayor de guerra. Usar lo diplomilitar para acceder a una creciente gama de recursos naturales que cubre todo: desde el petróleo, gas, carbón, litio, cobre, minerales preciosos, hasta ríos, lagos, forestas y montañas, incluyendo los bienes comunes (mar patrimonial, atmósfera) va en la dirección de la inadmisible expropiación de la Madre Tierra, que caracteriza al capitalismo. Es la ruta de guerra, ruta terminal para la biota global, la humanidad incluida.
Después de todas las guerras por transición hegemónica, quedó el contexto, la naturaleza. Después de una Tercera Guerrra Mundial, no hay contexto.
Se juega la hegemonía del futuro, cuyo eje de acumulación energético, se centra en la electro/movilidad en que la batería de litio es vital. Esa es una pieza mayor, hasta ahora, que juega un papel central, no el único, en el manejo de Estado, que no de mercado, usado por EU, con golpistas tipo Kozak para acceder al litio y a los combustibles fósiles de Bolivia ante la acentuada competencia intercapitalista.
El golpe por el litio boliviano ocurre meses después que en el diario japonés The Asahi Shimbun, del 10 de enero pasado, se publicó una nota de Reuters indicando que las empresas automovilísticas mundiales contemplan la inversión de 300 mil millones de dólares en tecnología para vehículos eléctricos en los próximos 5-10 años, y cerca de la mitad de esa inversión corresponde a China, que acelera la transición de la industria de los combustibles fósiles alentando la potencia de las baterías y vehículos eléctricos a suministradores asiáticos.
El nivel sin precedente de inversión, mucho de Volkswagen, de Alemania, se debe en gran medida a políticas gubernamentales adoptadas para reducir las emisiones de dióxido de carbono, y se ampliará a avances tecnológicos para mejorar el costo de las baterías, su rango de acción y menor tiempo de recarga.
Trump no cree en el cambio climático. General Motors sólo invertirá 8 mil millones de dólares.
www.jsaxef.blospot.com
Facebook: JohnSaxeF